lunes, enero 30, 2012

Shock


El instinto de supervivencia nos anima a mirar a otro lado. La realidad es tan desagradable que no podemos encararla como se espera de nosotros. El estado de las cosas está roto. La injustia se ha apoderado de todas las capas de la sociedad y la capacidad de reacción queda mermada. No tenemos mucho que hacer ni puertas a las que llamar. Ahora más que nunca los extremos se separan hasta límites insospechados. Por mucho que intentemos no caer en el precipicio de las cosas resulta imposible. O es en carne propia o cercana, pero conocemos los testimonios de tantas víctimas del momento. Juntar estas letras y lanzarlas resulta apocalíptico de un primer impacto, pero si dejamos paso a la reflexión nos daremos cuenta que no es más que el retrato realista de nuestros días. Los rostros empiezan a flaquear, la suma de derrotas y malas historias se antoja de difícil digestión. El positivizar resulta obsceno y forzado. Cualquiera diría que nos quieren así, derrotados y confusos. Nos sorprenderíamos de los hilos que manejan este fatal devenir. Miro atrás y recuerdo intenciones, ilusiones y proyectos hoy robados. Los sueños que no eran material de medianoche se han guardado en el trastero. Allí donde compartirán silencio con lo mejor de nosotros mismos a la espera de ver la luz.

lunes, enero 23, 2012

Silencio, se rueda (tu cabeza)


El género tópico nos recuerda que la realidad supera a la ficción. Y nunca una expresión fue más certera. Si quitamos capas de cebolla a nuestras vidas y a las de muchas personas que nos rodean nos daremos cuenta que somos protagonistas o secundarios de auténticas historias dignas de ser contadas. Lo malo es que gran parte de las veces ni somos conscientes de todo ese torrente de hechos carne de película. La verdad genera morbo y mucho miedo. Las vueltas a reflexionar al conocimiento absoluto de lo que pasa, cómo, dónde, con qué, etcétera, siguen dando por buena la ignorancia. Del saber íntegro sólo se extraerían guerras, dolor, rencor, malas palabras... Desgraciadamente pocas ocasiones vencen los buenos sentimientos, el amor bien entendido, la naturalidad hecha vida... Y es que no hay nada más triste que vivir en el engaño, ser víctima de una doble vida absurda y pasear los efectos de otro egoísmo. Aplaudo la autoestima como prioridad, el dejarse llevar incluso, pero nunca el desplegar malas artes y el hacer daño por un fin. Cuánto culebrón. Cuántos malos y malas de telenovela, falsos sin integridad. Complicar no ya tu vida sino la de los demás no depende más que de uno mismo. Hacer cargar al resto con fantasmas resulta decepcionante y cobarde. Por mucho que cotice en taquilla cotilla.

domingo, enero 15, 2012

Busca tu sitio


Huye si puedes,

ellos lo harían sin ti.

Haz balance pero

no malgastes lágrimas.

Asume que las palabras vuelan

y los sentimientos se desintegran.

Cuestiona sin piedad

porque nunca te aplicaron tal cosa.

Resta, que la suma

no siempre es matemática.

Aúpa tu instinto

sin miedo a ser distinto.

Crea creyendo

y engrandece tu silencio.

Que depende sea una duda,

no una esclavitud que anula.

Búscate y encuentra

que tu realidad esconde tu esencia.

domingo, enero 08, 2012

Sobreviví


El paso temporal tiene muchas manifestaciones. Quizá demasiadas. Algunas evidentes. Otras silentes, pero imposibles de poner entre paréntesis y arrojar al olvido. Es el caso de la Navidad en todas sus dimensiones. A más edad, menos ganas de pasar por estas semanas de ingestas incontroladas, falsas apariencias, regalos a ciegas, conversaciones forzadas, envidias hiperbólicas, estrés guionizado... He intentado pasar de puntillas, mirar para otro lado, desoír tonterías, no empacharme, ni romper mis bolsillos pero resulta un reto imposible. Estamos programados para cumplir con todos los rituales y saltarte alguno puede tener consecuencias. Afortunadamente no he sentido ninguna, por el momento, y he tratado de empezar la docena de meses por escribir lo más renovado posible. Dejando atrás lastres, negando compromisos o malestares y posicionado un par de letras como lo más importante: YO. He pasado mucho tiempo sin comprender la importancia del egocentrismo bien entendido, pero las circunstancias mandan. Y aquí mando yo. Por eso lucharé por hacer de mis días una suma de momentos plenos, no un atropello de necesidades vacías.   

domingo, enero 01, 2012

¡Feliz Año Huevo!


Me dejo de palabras. Que hablen los hechos. Por un año de renovarse. El morir ya llegará. Escapa de todo eso que inquieta para mal y disecciona los buenos momentos. Degusta el sentir en buena compañía. No a los compromisos, sí a las emociones. Quiere porque puedes. Puede que no quieras pero no serás culpable. Crea porque crees. Y suma que sigue. Cuento hasta 12 por ti y por mí el primero.