domingo, junio 28, 2009

Orgullo de ser


Más allá de una fecha, un sentido, un simbolismo... Las personas somos la suma de conceptos que nos hacen como tales. Hoy, en el Día del Orgullo Gay, puedo escribir con todas las letras que me siento orgulloso de ser como soy. Sin medias tintas, ni escondites ni armarios apolillados. Sé quién soy y la vida que quiero llevar. El camino no fue fácil, aunque tampoco seré un victimista, pero creo que debo valorar mis pasos y la firmeza con la que me entendí sin cuestiones. Lamento el sufrimiento ajeno, las dudas, los rencores, las medias verdades, el sí pero no de tanta gente que se agazapa en las sombras para intentar ser en libertad. Pero el peso de la oscuridad les vence. Yo pude ver la luz y el panorama no es tan desolador como se puede imaginar cuando se vive de eso, de imaginaciones.

No hay vida sencilla pero sí complicaciones que nosotros mismos nos creamos. Por eso pienso que es justo agradecer a quienes han luchado dando la cara por otros que nos hemos subido al carro de la justicia, los avances, la dignidad... Si somos y pregonamos orgullo es básicamente por esa labor de hormigas guerreras de esos pocos que hicieron (hacen) muchos. Un gracias infinito y aplausos de plas, plas... Como el recuerdo a quienes no pudieron ver ni vivir en carnes propias que hoy es menos utópico el amar por tu impulso sin que nadie te corte las alas. Merecían su respeto y se encontraron con los muros de la intolerancia y el absurdismo.

Miro atrás y me enorgullezco de la voluntad de exponer mi verdad, mi sentimiento, mis pasiones sin velos ni requiebros. Lo malo pasó y si algo queda se diluye por el apoyo decidido de quienes saben que una persona lo es al margen de su entendimiento. Para quienes me dieron y dan la mano por mi camino de baldosas amarillas hacia el arcoiris más que gracias. El Orgullo es cosa de todos. Vive y deja vivir.

martes, junio 23, 2009

Migamo


Dícese del que no es monógamo ni bígamo, ni polígamo... Más bien quien se conforma con las migas y hace con ellas un pan dramático.

Es triste pero es así. Tengo la certeza de que el tiempo sólo me reserva rastrojos de amores que me deconstruyen a pedazos un corazón de por sí maltrecho. Ni los peores augurios de una pitonisa de tres al cuarto valen para remediar la realidad azarosa de la negación. Y así sorteando los males o pseudotales intento levantar cabeza, mirar a los ojos del AMOR pero no perder los estribos cual quinceañera perdida entre su física y los fulgores de su química explosiva. Por momentos el dejarse llevar puede ser un caos mayúsculo, porque los efectos se pueden propagar y las consecuencias pagar entre muchos ceros. La noria del sentimiento es así, de baile espasmódico constante. Peligro en el ambiente, siempre.

Una cercanía a tiempo, un estar sin ídem, un complicidad que parece auténtica, un compartir y hasta planear a dúo. Un suma del querer exponencial. Así cabalgo sin ejercitar el músculo como pide a gritos. La conformidad de lo mínimo me lleva a una frustración que da al traste con las ilusiones, la fantasía y demases sueños imaginados. Los mismos que dibujan más sonrisas, que palpitan el ser entregado. Y tanta entrega no es buena. Pero, Migas a Domicilio, aquí tiene su pedido. Gracias.

jueves, junio 18, 2009

La jaula de las locas, focas, lobas y demás faunas


Qué contentos deben estar los criadores zoológicos, los domadores cual Ángel Cristo, los amantes de la masa animal... Porque asistimos a una crecida sin precedentes de las especies sorprendentes de mal empaque social. Las mismas que dicen poco de sí mismas pero demasiado de los restos. Que se afanan en crear polémicas o fangos, en sembrar dudas, en pistolear a diestro con siniestros... Su afán es el hacer daño de forma gratuita, incluso en campañas de 2x1 o más. Todo con el objetivo de crear víctimas a su paso. Valen todo tipo de comentarios desalmados, de perdigones direccionados, de falsedades enquistadas y de caras mutantes. El fin justifica sus medios y sus víctimas asisten a una ceremonia endemoniada sin saber cómo gestionar tanto ataque. En ocasiones son tan sibilinos que sus efectos / consecuencias pasan, de supuesto, desapercibidos. Pero el tiempo recoloca sus estrategias y el mal siempre vence.

Todos cometemos errores. Causamos daños, males y semejantes. Asumo que muchas veces desde la intención, profunda o superficial, pero no hacemos de ello una constante. Pero me consta que otros -léase al tiempo en femenino- sí que optan por materializar en negativo una personalidad inquisidora de zancadilla ajena. Saca lo peor de mí y me molesta que intenten vender motos o camiones ante los más ingenuos. De ellos y su necedad se aprovechan para continuar sus ejercicios de aniquile que algo queda.

Puede que mi terquedad o tontunería me haga defender al débil, o cegarme con el ser más inmerecido, pero siempre apostaré por la verdad. Por no dejarse llevar en rituales de la confusión, del engaño como base y la majadería como pilar. Que se deconstruyan a sí mismos, o rematen los rincones más oscuros de sus jaulas de oro (rancio).

lunes, junio 15, 2009

Nocheabundo


Lo confirmé tiempo atrás, pero la inercia me lleva a reválidas del surrealismo nocturno. Y es que hace ya tiempo que me dije no a las noches de jarana o derivados. Quizá una edad por adelantado, un cansancio insuflado o una desgana incorporada sean los culpables. El resultado siempre es el mismo. Por muchas buenas gentes, queridas o queribles de quienes acompañarme y desparramar a conciencia, el balance se resuelve para mal. El disfrute no hace acto de presencia, agazapado en rincones absurdos de difícil hallazgo.

Quizá lo que peor llevo siempre está en los exteriores, en las visiones ridículas de seres ídem que no alcanzo a entender cómo son capaces de sociabilizar y sacar de paseo sus miserias. Son especímenes de vida en comandita, gustosos del dejarse ver y provocar para vómito espontáneo del respetable. Sin entendederas posibles, el soportar en demasía espectáculos dantescos me resulta de lo menos sugerente. Por eso opto por el escaqueo definitivo. Lo mismo me pasa con el grado de frustración, que alcanza lo supino al no entender parejas de cuasi androides, sumas que restan y tonterías edulcoradas. Todo frente a la soledad encorsetada, del que espera entre desespero las caricias de un volátil macho cabrío.

Pero Te Espero Aquí, que lo sepas. Aunque la noche sea nuestro refugio.

viernes, junio 12, 2009

Bondad regalada, maldad revelada


El frotar se va a acabar. Y más cosas. El cansancio de ir de bueno por la vida para acabar escaldado, lo mismo también. Y es que los límites se encuentran cuando las gentes se pasan por su arco del triunfo la entrega y la cercanía de quienes desde la verdad se dan sin miramientos. Sobran los motivos, pero no los dolores de cabeza y más cuando las decepciones se van acumulando para pena, penita, pena. Lo peor es cuando uno vive en su propio limbo, cree que todos son de fiar y se encuentra con sorpresas que ríete tú de las de Isabel Gemio en su época.

Me encuentro cansado de toda esta situación, porque cuando se depositan esperanzas en alguien y se ve rebajado drásticamente, se cae todo. Y por el peso de lo insólito e inesperado. Ante un contexto tan adverso, por mucho sentimiento e incluso amor de frenesí por medio, nada sirve. Porque en otro caso la rueda seguirá su impulsiva marcha frente a las lágrimas consecuentes. Nada que ni una sonrisa de templanza o un roce de optimismo puedan solventar. Sólo son parches, ya ni consuelo. No se puede subsistir emocionalmente a base de restos, de rincones oscuros reservados como regalo de Dioses.

No sé cómo acabará todo esto. La intuición indica a mal.

sábado, junio 06, 2009

Broteado


Inmerso en una espiral de emociones contrapuestas me hallo descolocado. Y es que el no saber enfrentarse al hecho amoroso es mala cosa. Más cuando la realidad te ha retirado de semejante desparrame y el poder afrontar una situación de latido feliz se vuelve un handicap. Cada día tengo más claro que alguien conjuró en mi contra y que el momento encontradizo de un lover es una clara utopía. Porque parafraseando al molón de Camilo, siempre me voy a enamorar de quién de mí no se enamora... La concatenación de noes, rechazos sin verbalizar, zancadillas de la circunstancia y demás siempre me ha acompañado. De hecho, mis grandes amores -léase también pasiones irresueltas- han sido negadas, con contrapartes que despertaban todo a cambio de nada. Y sigo habitando ese mar confuso, donde los sentimientos se trafulcan y la verdad sigue tan alterada que el apeadero se antoja infinito.

Nunca fui un declarante empedernido. La timidez me vence en los contextos de importancia supina. Pero últimamente lucho contra mi yo profundo, porque quizá despejando dudas o en su intento logre un aclarado tipo Vernel. Aunque los efectos pueden tener contraindicaciones y la pérdida consecuente un drama de tamaña dimensiones que tampoco considero vital. Pero sí que es saludable el dejarse ver, sentir, amar, el no poner barreras sino todo lo contrario. Claro que si el desatino con el objetivo es mayúsculo, la escena es peripatética. Pero más se perdió en Cuba.