martes, diciembre 27, 2011

Carta abierta del ahmor románticoh



Siento presentarme así. Deprisa y corriendo. Sé que mi hermano es todo un altanero, donjuanesco y conquistador. Sólo con sus palabras y buenos gestos se lleva de calle a cualquiera. El tío se las sabe todas para atrapar. Yo, en cambio, me quedo agazapado esperando mi momento. Entro sigiloso y con cautela. No me gusta llamar la atención, pero dicen que en las distancias cortas resulto tan arrebatador, o casi, como él. Nos distancian muchas cosas, pero especialmente la H que mis padres Corazón y Cabeza añadieron a mi nombre y apellido. Para muchos la H es una letra superflua y sinsentido, pero para mí tiene muchos. Todos los que precisamente mi hermanísimo tiende a olvidar y reírse. Mi H es igual a independencia, seguridad, paciencia… Esas cosas de las que él se chotea, pues le encanta la dependencia asfixiante, la autoestima cero, las prisas… Yo soy un ahmor sin publicidad. Un día los magnates de Hollywood quisieron comprar mis valores, pero yo me negué. Para mí son la base de mi esencia. Para fastidiarme no tardaron en poner un cheque infinito delante de mi hermano para que apareciera en todas y cada una de las películas paseando sus ideas de chorlito. Mis padres siempre han confiado en nuestra madurez pero Amor Romántico es incapaz de apearse de la nube de algodón en la que vive. Siempre le dije que era muy inestable, pero ni caso. Yo desde mi nube de galleta no pierdo el equilibrio. Le veo a lo lejos con tanto aprendiz de enamorado a su alrededor y sufro por el daño que tanta fantasía les podrá causar. Yo a mis amigos los ahmantes, nada que ver con los son infieles a sus parejas ni mucho menos, sino los que se ahman en mayúsculas, les animo a vivir sus historias con la tranquilidad con la que yo he crecido. Mi experiencia es mi mejor consejo. Lo de mi hermano no son más que atropellos emocionales sin capacidad de digestión. Tendré que clonarme y compartir mi H con todos los que desean compartir una vida con otro terrícola y sonreír tanto que su sonrisa dibuje una H en sus rostros.

jueves, diciembre 22, 2011

Dad Navidad



Seamos generosos. Con los otros y con tu yo. Vivamos el momento como si fuera el penúltimo. Tampoco es cuestión de anticipar el drama. Si sonreímos no cobran impuesto adicional (de momento). Y si expresamos sentimientos, quereres y semejantes subirán las acciones de tu corazón. Lo importante es mirar a cada lado y saberse bien rodeado. Fuera la morralla absurda que implica gasto de energías. Regálate buenos momentos.

viernes, diciembre 16, 2011

La estupidez del ser



Las cabriolas de mi destino siempre me devuelven por Navidad a la capital reinante. La misma que tanto me dio y me quitó de un plumazo. Sus calles, gentes, estreses sirven para conectar con un pasado y replantearse un presente. Es curioso cómo nuestra geografía emocional nos posiciona y determina respecto a tantas cosas. El caso es que este volver tiene muchos frentes por abrir, ventanales por los que deseo entre el aire fresco, frío. No me importa, sé que me impulsará. Porque de tanto reencuentro siempre aprendo cosas. Y estoy en ese camino. No como tantos, abnegados en su ombliguismo. Centrándome en esta categoría asqueante, anoche tuve la oportunidad de ver un show en directo de una diva de nueva generación y encontrarme cual hormiga en un pajar rodeado de semejantes borricos. 

Hay gente que debió tachar la palabra educación de sus diccionarios elementales y pasea su neandertalismo con orgullo. Más allá de las pintas y formas chonistas tan extendidas, que merecería una tesis infinita, me ocupa y preocupa esta gente que disfruta amargando al resto. Puede que en plena inconsciencia de ingesta alcohólica, drogaínica o de estupidina. Me da igual que me da lo mismo. Empujan, molestan, pisan, tiran líquidos o fluídos de casi todo tipo. Sin la menor preocupación por causar una molestia o incomodidad en otros. Son malas formas son tales que despiertan instintos básicos de violencia y desvarío en sus víctimas. Sin comerlo ni beberlo (ellos agotaron las existencias) te encuentras con un cabreo que no viene a cuento y perdiendo la concentración de tu verdadero interés, por el sufrir de cuatro mamarrachas mal peinadas.

Entre el rebaño de vomitivos y vomitables personajes hallase un popular estilista surrealista. Un farsante que vende a la galería una imagen de glamour y sofisticación, cuando lo que dejó mostrar fue un puestazo y pésimos modales que rompería con su imagen perfecta. Si es que nada ni nadie es lo que parece. Ni se merece una publicidad gratuita en estas letras. Pero que bañara de sus tragos a los demás, brincara arrítmicamente y haciendo peso frente a otros que habían pagado euro a euro su cara entrada... Pésimo. Lo malo es que este tipo de manifestaciones de estupidez se dan en cualquier espacio, cada día con mayor énfasis. Les hay que consideran que pueden hacer de la tontería una carta de presentación. Vaya tropa. Más vale salir corriendo o contratar un concierto privado aunque sea con María Jesús y su acordeón para evitar tanta actitud horrible terrible.

domingo, diciembre 11, 2011

No a los FA



No puedo con los Falsos Aparentes (FA). Los jugadores de la cara versátil. La hipócrita para mantener el interés y las formas, y la despiadada cuando media la distancia. La experiencia me dice que ejercitar siempre la sinceridad es complicado. Incluso incómodo. Sobre todo cuando esa sinceridad puede resultar dañina, especialmente si se conocen las teclas y puntos débiles del otro. Pero considero que de las críticas se construye. Que hablando o debatiendo se extraen conclusiones y acuerdos interesantes. Así que intento hacer de eso uno de mis esquemas básicos. Resultar un amigo incómodo no me importa, si considero que puedo ayudar o despejar nubarrones de mis gentes. Lo que no me gusta es que me tomen por tonto. Que me mientan, omitan o distorsionen realidades para echarlas en cara. Incluso para malmeter con terceros. Es un juego muy sucio en el que no quiero ver escrito mi nombre. Prefiero resultar plano, borde o seco que un falso aparente que culebrea con opiniones o informaciones para enfangar a una persona. Desgraciadamente todos ponemos cara a estos ejemplares que se crecen a cada paso envenenado. Conmigo que no cuenten. Que cuenten lo que quieran y quien tenga alguna duda que me pregunte directamente.

martes, diciembre 06, 2011

Ay extendido



Uno. Único. Doloroso por real. Ausente por desgracia. El compás de los latidos no engaña. Por qué negarlo cuando toca sufrirlo. A veces se contempla en otros ojos y es capaz de remover tanto como en origen. Su esencia esquiva no impide visualizarlo. El tiempo no derriba los muros cincelados con sentimientos. La verdad se antoja cruel. Y el engaño hecho olvido es inútil. Una sombra te acompaña y un silencio se apodera de tus entrañas. Temes y ansias ese reencuentro que nunca llega. No sabes cómo gestionarlo. De qué hablar. Qué cara poner. ¿Quién estará mejor? Te tortura saberte pededor de un partido que nunca quisiste jugar. Sobraba con el calentamiento global, con la punzada hiperrealista que pasó de largo. Para no quedarse. Para volar. Y convertirse en irrepetible. Lo sabes y convencerse de lo contrario es una utopía. Me queda el suspiro infinito de no tenerte.

domingo, noviembre 27, 2011

Buenos vs. Malos



Se necesitan. En ocasiones se quieren hasta odiarse. El equilibrio entre ellos es imposible. Lo saben y lo utilizan. En todo cuento hay buenos y malos y en nuestras vidas también. Directos o invisibles. Sinceros o farsantes. De todo hay y sufrirles, para bien o para mal, tiene consecuencias. Quien más y quien menos sabe calificar a sus gentes y espera mucho o poco de cada cual. Pero las sorpresas existen y se manifiestan espontáneas, reveladoras. Entonces el orden establecido se cuestiona. Las decepciones son efecto de las relaciones sociales y, especialmente, de esperar algo de... Craso error. Ya sea bueno o malo o viceverso. No eres porque te encontrarás en una trampa de difícil digestión. Unos y otros, con sus cosas, acabarán llevados por sus verdaderos instintos, no podrán mantener por siempre criterios coherentes. He ahí cuando flota la personalidad auténtica, cuando entiendes que al final todos son (somos) iguales. Diferentes por necesidad, no por gusto. Entenderlo y asumirlo cuesta. Sobre todo cuando ya tienes heridas. Cuando no has tramitado el pasaporte de la ausencia. Hay que apostar por uno mismo y nuestra propia dualidad para no ser víctimas de los gladiadores que golpean con una sonrisa. De candidez o de crueldad. No demos margen a esos que buenos o malos se preocupan tanto de sí mismos que olvidan a quienes les han aupado en el camino. Que luchen, pero en otra parte.

domingo, noviembre 20, 2011

En el reino de la silicona



Tengo suerte de poder escribir estas letras. Anoche pude acabar muerto por impacto directo de un tetazo siliconado. Y es que es salir una noche (no más, porque ni la edad ni las ganas dan para caer en el exceso) y descubrir una realidad nocturna para salir corriendo hasta llegar a la meta: tu cama, ajena a tanta tontería. Pero antes de caer en sueño una suerte de repaso mental provoca sustos. No puedo con los usos sociales de adolescentes, jóvenes y no tanto que hacen del exhibicionismo carnal y macarríl su mejor arma. Crédulos del enganche de tales ejercicios, conscientes de sus resultados, pero no de la pésima imagen que proyectan. No les importará pero digo yo que tengan familia, amigos (de verdad), gente cercana que sienta vergüenza ajenas de las pintas de muchos y muchas, que desconocen la existencia de un útil objeto que pocas veces engaña: el espejo.

Ellos se miran a su ombliguismo radical, a sus ganas de perreo bajuno y a la carnalidad de escaparate. Hacen del horror su fachada, en estilismos denunciables de difícil descripción. Sacan su encefalograma plano de paseo, alzan la voz y taconean o se tocan su genitalidad. Con eso tienen bastante. Asusta que sean tantos y tan bien avenidos. ¿De ellos dependerá nuestro futuro? ¿Nos obligarán a embutirnos en trapos imposibles? ¿Auparán la silicona a bien de primera necesidad? ¿En qué momento nos han conquistado? ¿Podemos detener su avance? Nunca he sido un nocturno de carné ni pase VIP, pero proclamo la infelicidad que me provocan estas visiones de humanos cuestionables. A sus ojos seré un carca, un rajao, un sin vida... Pero a los míos son un cúmulo de despropósitos que no asumo. Y sí, vi una teta más cerca que nunca y me asusté mucho. Era un balón de reglamento rigidísimo que soterraba a su paso. La esquivé y su propietaria se limitó a sonreír. Entiendo que no las controle, tiene un par con vida propia.

domingo, noviembre 13, 2011

Cuenta hasta veinte


Los días vuelan y con ellos las oportunidades. Y nuestras propias capacidades. Caemos en la rutina de lo cotidiano, en la dejadez como refugio y nos limitamos sin remedio. Hay una fecha, un horizonte, un momento que tenemos y debemos cargar de contenido. De ilusiones y esperanzas de voltear esta realidad tan asqueante. Puede que nuestro margen de maniobra sea reducido, pero desaprovechar sus capacidades resulta triste. En nuestro catálogo de esencia personal hay un término que nos define: ciudadano. Uno entre tantos, en sociedad y juego de hechos. Nos toca verbalizar y accionar el mundo y sus circunstancias. Gritar contra las injusticias, dobles morales y mentiras que de tanto repetirse han conseguido un espacio propio. Hacer del no un acto de conciencia, no un comodín. Valerse del sí como apuesta y estrategia del cambio. Puede que quienes lucen bajo los focos sean actores saturados de maquillajes y palabras vacías. Se merecen la crítica y el debate de quienes damos vida a la propia vida. Nos necesitan pero nos desoyen. Permitirlo o no es cosa nuestra. Sumemos hasta el veinte y veremos cuál es el resultado. Las matemáticas no siempre son exactas. Ni justas.

lunes, noviembre 07, 2011

Todo es mentira



Pasarela de vida. Irrealidad multicolor. Me engañas con tus vanidades. El espejo deforma tu instinto. Caigo en el juego, río. Acopio instantes de egos en lucha. Convivir resulta incómodo a los mediocres. Esos de mirada deshumanizada. Tristes víctimas de su propio juego. Asumo mis limitaciones y me dejo llevar. Pero siempre olvido mi esencia débil. El poder de los otros, que fagocitan los momentos en beneficio propio. Vuelvo a caer, preso de mi inconsciencia. Dejado de la bondad mal entendida. Sumo y sigo. La vida no se simplifica por cabezonería. La falsedad se maquilla por necesidad. Pero no te esfuerces, hace tiempo que entendí de qué va todo esto. Y no, no aplaudiré las argucias engañosas, los bienquedas por contrato, el vacío pretendido. Es necesaria una revisión utópica y despejar fantasmas. Liberar angustias y respirar sin lastres. Puede que hacerlo en letras sea el primer paso del resto de los días por escribir.

lunes, octubre 31, 2011

Susto o suerte



¡Por fin! Has sido esquivo. Cruel, a veces. Pero sé de tu buen fondo. Por eso encontrarte me libera. Porque dejo atrás tanto. Vomito males y sigo el camino. La espera ya no es un medio. Mi querido fantasma, verte la cara recompondrá mi eje del bien. Sé de tu capacidad para voltear mi realidad. Juntos resucitaremos verdades enterradas por el miedo. Tu energía, en comunión con los espíritus de mi yo ancestral, iluminará el futuro.  Buceo en busca de ese bienestar sideral. Lo pido a gritos sordos. Porque nadie me oye, todo lo que no sea uno mismo no interesa. Su desatino ya no es el mío. Tú me entiendes. Lo ves todo desde tu sombra y cómplice aplaudes mis leves avances. Que así siga. Hasta que la muerte nos funda en uno.

martes, octubre 25, 2011

Engomado



Si te tuviera haría milagros. Lejos de Lourdes y el marianismo. Sólo con mi desgastar, conseguiría efectos increíbles. Sería un héroe cotidiano, capaz de eliminar excesos, disgustos, pegotes, egoísmos… Fantaseo con tu textura, tus capacidades. Capaz de todo, digna ejecutora y arma de limpieza masiva. Te necesito. Hay tanto de más en mi vida que quiero sean de menos. Contigo podría aprender a no valorar a los injustos, los del yo en bucle. Quiero rodearme en positivo. Harto de mendigar, de cosechar míseras migajas del con cualquier cosa se conforma. Ya no. Todo es distinto. He cambiado. O quiero cambiar. Sé que tú eres la mejor herramienta posible. Despejada la realidad, sin fantasmas ni orcos podría caminar hacia los días con la alegría inmensa del sentirme pleno. Cargas fuera, el puzzle no cuadra. Querida goma de borrar, te espero. Pagaré los costes necesarios. Cuidaré tu esencia. Mimaré tu estancia. Sé que me ayudarás en esto. No me defraudarás. Y lo más triste es que una vez liberado sentiré pena. Ayúdame a no caer. Sino me borras a mí también y listo.

sábado, octubre 15, 2011

Dejado de palabras



Escapando de mi realidad encontré mi consuelo. ¿O me consuela pensar que escapo y algo cambia? Los factores toman mi revuelo, a sus anchas, y contemplo mi película. Los actores quieren dar juego y se quedan en cameos simples y sin recorrido. La hartura de los quizás y las ausencias por justificar me queman. Mucho o más. No puedo evitarlo. Mis taras, traumas, males y sentimientos piden una pócima mágica para confundirse y evadirse de los hoy y mañana. Las vidas propias ganan terreno y la mía se achica. No busco culpables, señalo emociones, que es diferente. Quien se dé por aludido que se desaluda y guarde el saludo. Mendigar me mata, mi lista de necesidades se llena de faltas... puede que no de ortografía, pero dan al ojo. El cansancio de tanto, de esta mochila pesada y absurda me inquieta. Dudo del camino, cuestiono los sueños, erradico las ilusiones... Sus nefastos resultados no animan a alimentar su esencia. La mía propia se apaga y no alcanzo a lo alto de mi cima, donde están los lápices para reescribirme y dibujar mi yo. Mi auténtico compañero de viaje, perdido entre la nada que le aburre y abruma. ¿Qué queda?

viernes, octubre 07, 2011

Mensaje desbotellado



La ceremonia de la confusión hace que los días resten por dos. Desgasto las suelas entre incómodos recuerdos, palabras hechas dardo y sueños sin dormir. Programarse, esperar o hacer inventario resultan explosivos, por ineficaces. Bandeo y hago del silencio mi manifiesto. ¿Dónde estás? Los quereres que no pueden no me sirven. Grito y asfixio mi llanto. La sordidez de Soledad me espanta. Qué ingrata y altiva resulta. Nunca la quise en mi vida pero ella se rebela y se queda, haciendo herida. Ni el ejército de tiritas de sofoco temporal son suficientes para apaciguar su efecto. Rechazo los complementos directos circunstanciales, creo en las apuestas firmes sin titubeos. No así en los túes y yoes escritos en bucle infinito. Harto del castigo impuesto, del mal de ojo que el destino insiste en ensuciar. No puedo más y dudo que sienta menos. Por mí me apeo y reinvento el (mi) mundo.

miércoles, septiembre 28, 2011

Burbuja



Desengaño. Maldito destino. Tanto tiempo de entrega y poca cosecha. Esperar hace daño. Querer es una reacción química y de piel. No entiendo tus ausencias. Esos silencios incómodos. Lo que se perdió por el camino. Me abre los ojos la realidad, pero el corazón cuestiona por desazón. Llamas y cuelgas, rompes con tanto. Aspiraba a entenderte. Pero tu verdad me impide ejercer la cercanía. Eres tú contigo. Mi yo no está a salvo. Nunca lo estuvo. Su naufragio viene de lejos. Recuerdo aquella mochila empedrada. Hoy su peso se hace imposible. Nada me compensa. Nadie me piensa. Doy vueltas sobre mí mismo. Juego con el fuego de mi soledad. Vomito mis males pero se confunden y se pierden entre el espectáculo de lo contidiano. Si alguien o algo nos dio sentido, se ha esforzado por arrebatarlo. Podría extirparte. Envolverte en liturgia y hacerte hueco en el baúl de mis cromos pasados. Sería un parche. O la primera acción de una lista interminable. Si mis entrañas se pusieran encima de la mesa y hablaran acabaría con mi masa social. Quién merece un trato a ratos. A conveniencia. Maldito interés. Putrefactas mentiras. Dobleces y engaños. La justicia ocupa lugar y parece que no encuentra hueco en mi armario. Haré limpieza, sí, pero temo conjugar en primera persona y ya. Sin más. Necesito, necesito, añoro, recuerdo... Pero el presente explota... mi burbuja.

lunes, septiembre 19, 2011

Yo, ¿yo?



YO. Dos letras, un ente. Persona, trapo, lágrima. Espantapájaros y pájaras. Pasayo sin nariz. Equilibrista de lo real. Sonrisa y angustia. Horizontal y alicaído. Corredor sin fondo. Saco de golpes propios y ajenos. Cegado sin diagnóstico. Por él. Por ella. Desmemoriado biográfico. Dependiente sin comisión ni uniforme. Inseguro, dudoso y muchas veces incapaz. Verborreico de naturaleza, tragapalabras por seguridad. Los acontecimientos apuntalan y despedazan el sentido de mi ego. Tan a la deriva que asusta. Mis ojos no engañan. Inocentes e ingenuos de fábrica, resabiados con lo duro del vivir. Pasean y se arrastran. Cuestionan tanto y a tantos. Y el balance nunca es positivo. Preso de preguntas, esclavo de respuestas. Explorador del yo hasta la saciedad, sigo sin entender mi esencia. Tanto depender, tanto sufrir. Sensibilidad de piel, lamento sin consuelo. Yo no quiero. ¿Me quiero yo?
 

lunes, septiembre 12, 2011

A flor de piel

Almodóvar me rescata. Tres noche en buena compañía, la suya. Modo eficaz de minimizar ausencias y egoismos injustos. La hartura requiere ruptura, su cine lo es en sí mismo. Con su mirada descarnada y a la contra ha creado un género cinematográfico que lleva su apellido por nombre. Contemplar cada plano de este arquitecto de lo audiovisual reconcilia con un cine que suele olvidar lo nimio que es máximo. El detalle con lupa, el color como secundario, la geometría y la pureza como cameos perfectos. Juega con sus actores y baila un lento con el espectador hasta darle un pisotón, el de la sorpresa, la crudeza de lo insólito e inhumano. Eso es cine, crear y recrear hasta el enganche, jugando al surrealismo y cuestionando hechos/palabras/miradas que en pantalla presenta como cotidianas. Sin juicios, sólo con el valor de su entrega a su verdad de celuloide. Lo diferente asusta. Eso no es mérito de un genio fotofóbico, se antoja lastre social. Los miedos de muchos no son más que miserias enquistadas. Liberar cada secuencia de la moralina que otros abanderan demuestra que su apuesta de antaño sigue viva, sin concesiones que otros mercantilizan. Lo suyo ha sido el crecimiento exponencial de su verdad. Y aplaudo ese 'aquí estoy yo'. Ojalá todos pudiésemos expresar el caudal creativo así. Pero las bofetadas de realidad se empeñan en frustrar los sueños. Sorpréndete con 'La Piel que Habito'. Olvida prejuicios almodovarianos o no y haz de tu butaca de cine la mejor conexión con el mundo de lo ajeno. Peeeedro, no cambies nunca.

lunes, septiembre 05, 2011

Cúmulo

El tránsito se vuelve caprichoso. De la nada al todo. El vacío pierde su definición, entre tanta actividad. Sólo así entiendo el existir, como la suma de momentos y no el lastre de lamentos. Sonrío, halago. No actúo, sólo paseo mi modo más social. Look negro, efecto kilos fuera. Miro la calle pasar y los rostros reflejan pesadumbre. Los hilos de vida deshumanizan a cada paso. Pero no me resigno. Contemplo un desfile tendencioso, de modelos mujeres anónimas. Triunfan las rubias cuarentonas de patrón calcado. Pudor cero, estiramientos todos. Descontexto. El reloj me llama, siguiente parada: una de cortos. El talento no entiende de gusto. Lo audiovisual fluctúa demasiado. Y mi día expira. Sueños de grandeza inútiles, el insomnio machaca. Mientras el madrugón no perdona. En la cercanía del trasplante de riñón entiendo que hay regalos sin ticket. La gratitud se dibuja en rostros de semejantes que han pasado por un trance complicado. Los más jóvenes rehúyen su consejo, dona la vida. ¿Quién quiere pensar en la muerte? Ellos tampoco la verbalizaban, pero la realidad superó sus expectativas. Me peleó con las máquinas ingratas, pero aspiro a hacer bien con las imágenes. Sus palabras bastan.

Sumo efectivos. Un par de locos emocionados. Arrastramos el corazón hasta la versión original de Begginers. Donde la biografía del amor supera los condicionantes sociales. Por mucho que nosotros seamos los enemigos de cada latido. Vivir para contarlo, en color. Sin miedo. Grata visión. Más. Masa en río. Una pila de nocturnos encantados de copear en el asfalto. Embebido de limón consumo la noche. Dejo a los otros que agoten sus ganas de espontaneidad etílica. La cama perdona los excesos, pero los huesos se agarrotan libremente. Calendario dominical. Cita en familia. Versión extendida. Qué oportuno es trabajar cuando vencen los recuerdos, los brotes sinceros, los análisis en báscula y los grados (de alcohol). Ingerido mi solomillo al queso abandono el encuentro. Obligación guerrera manda. Viajo en el tiempo, destino Los Corrales de Buelna. Están en guerra y más vale armarse de valor y lo que no es tal. Romanos y cántabros exhiben sus dotes. Cuánta unión por causas y desunión por otras. Inexplicable realidad. Siento mis argumentos y más gresca con el aparataje. Final infeliz a las mil y poco. Hasta aquí puedo escribir. Hoy...

sábado, agosto 27, 2011

Mercadillo textual*

En la oportunidad está el delito. Vivir para contarlo con una sonrisa. Lo demás, materia de reciclaje. El miedo aprieta pero no ahoga. YoxMi!

Regresión en tránsito. Cuento hasta diez. Película de grandes momentos, caídas, sueños, sonrisas en bucle infinito. Que la vida no pare!!!

Soy un truhán, un trovador. El tiempo no me congratula con los rincones impropios, las miradas alicaídas, el frenesí en oferta. Descontexto!

Queda menos, siento el fondo. Tocado pero no hundido. Las letras se antojan revoltosas y el futuro está pendiente de escrito(s). TPH!!!

Cumplir con la vida, con quienes quieres y te quieren, contigo mismo... Parece que he salido airoso y van 28. Show must go on!!!

Orgullo de ser. Orgullo de tantos. Historias que anónimos sienten con nombre. Tiempo de valientes, libres de miradas crueles. Vive/Quiere.

El sol se pone y se impone. Una voz gaga conquista el ambiente y el arcoiris se resiente. Toda huida es poca!!!

Regresión al pasado pisado. Que alguien me rescate de tanto despropósito hecho persona. La hoguera les espera...

Operación Bombilla iluminada. Que una fuerza superior me lance al vacío y aleje de toda duda minera. Tanta espera desespera. ¡Sálvenme!

No veo la luz. ¿Alguien me presta una linterna? La huida del presente se aletarga. Ojalá sea un sueño muy Serrano.

Decidido, la noche no es para mí. Empacho de visiones horrendas sin clasificar y para no dormir. ¡Una solución quiero!

Barajo la opción de autovuelo para evitar trajines y protocolos tontos. Aunque los astros me han puesto un panorama ocular bello bello.

No hay como alimentar el cuerpo de la creatividad en buena compañía. Atrapados para bien en el baúl de los recuerdos. Bye bye babies!!!

Madriz, el retorno. Historias e histerias de asfalto, gentes en estrés o más, palabras capitales y deseos sin genio. Volver siempre.

Cuán curiosas son las curiosidades de los compañeros de trabajo, siempre volvemos a los mismos temas y/o personas. Y qué buenos ratos!!!

Escuchar Moon River desde lo alto de un balcón no tiene precio. La vida se llena de polisemias y amores dormidos que piden despertar!!!

Descontando la realidad muchos hacen falsos imperios. Cuánto daño ha hecho Hollywood que nos vende que siempre ganan los buenos. Indignado.

El Sol no se esconde. Levantemos la voz ante los insolentes y luchemos por lo nuestro. Sí a las tiendas de campaña, no a las campañas vacías.

Grande la música y los bailes de ayer, hoy y siempre pero mejor la compañía que justifica cualquier trasnoche y lo dota de sentidos!!!

Las letras pueden ser incendiarias y llenarse de tantos sentidos. Vivan ellas!!!

* Recopilación filtrada de tweets de autoría propia. Porque la realidad puede superar la emoción de un momento de tecleo.

sábado, agosto 20, 2011

Defecto de fábrica

Como ocurre con la lista de la compra, que tras su confección meditada a conciencia, siempre se olvidan necesidades básicas... lo mismo sucede con los propósitos. Basta que uno haga balanceo vital y quiera derribar muros, arrojar lastres, impedir injusticias, acabar con cánceres cotidianos que, al final, tanta expectativa de cambio hace agua de borrajas. La mochila de los errores crece en un antojo infinito y el dolor de espalda o la herida acuchillada no cesan. ¿Por qué? Por suma tontería. La aceptación del dolor/daño/humillación/desprecio/pasotismo y más etcétera no debe hacerse ley. Así uno crea una imagen de saco de golpes, ideal para los contrarios deshumanizados, egoístas e insensibles. Ejemplares que siguen campando a sus anchas mientras tú relames cada herida y te prometes que será la última.

Puede que el defecto, mayúsculo, irreverente y pesado sea la bondad. Como término tiene mucho de espiritual pero resulta, en ocasiones, más terrenal de lo que muchos nos han querido enseñar. Sólo así, aposentado en ese buen corazón entiendo muchos episodios de tolerancia. Si hiciera de mi sinceridad un sayo descarnado hubiera roto con tanto y tantos. Pero mi esencia no me lo permite, porque mi Síndrome de Estocolmo me une a esos otros, menos razonables y reflexivos. Pendientes de su universo sin importar tus vacíos.

El cansancio ocupa lugar. Y las historias siempre se pueden reescribir.

domingo, agosto 14, 2011

En una nube

El caleidoscopio de los recuerdos, los estribillos, la rítmica corporal hechos movida... solo tienen un nombre: Fangoria. Su vodevil revisteado, llevado hasta la astracanada más frívola conquista la piel de toro. El buenrrollismo de unos camerinos venidos a más se contagia sobre un escenario que asciende de pura regresión. Cuando un hit, una letra pierde egocentrismo para ser común da pie a momentos mágicos. Saltos, chillidos, dramatizaciones auténticas, gestos de amistad, amor, envidias... el mayor espectáculo del mundo hecho cocktail. Entre tanto 'entendido' uno comprende que las fronteras de lo ridículo se pierden. A quién le importa lo que yo cante, baile o me atreva a imitar, si en ese espacio de tiempo la irrealidad gana la partida. Se pierden los miedos y vergüenzas con la mejor banda sonora del aquí estoy yo. Y quien pierda el tiempo en criticar por criticar, gasta absolutamente energías innecesarias. No sé qué me dan que agonizo de aplausos. Veo novios zombies amenazando mi soltería. Pensaba recibirles con perlas ensangrentadas, gran homenaje, pero hoy más que nunca me siento el Rey del Glam. Ni tú ni nadie va a tirar por tierra mi deleite, mientras miro la vida pasar. Bailando a ratos, por prescipción médica tengo que mover la pierna, la tibia y el peroné. En su compañía haría grande una pequeña Edad de Hielo. Hasta sería amable anfitrión de la funcionaria asesina, para hacer terapia a dúo. Si es que es penetrar su electropop en mis entrañas y fibrilar de gusto. Empapado en su arte los estilismos horteras y de bochorno parecen metáforas de un mundo feliz. Donde, agradecido y emocionado, solamente queda decir GRACIAS por VENIR (gratis).

domingo, agosto 07, 2011

Regresivo

Levanto la vista y alcanzo recuerdos. Los días pasados por escrito, los del nacer a un sueño. Hechuras de una vocación que los necios, a menudo, consiguen menguar. Es triste cómo un propósito, un chispazo creativo, un mar de ganas pueden volatilizarse con la realidad. El momento no hace bien a casi nadie, pero eso tampoco justifica las tragaderas infinitas. Como diría una sabia, con todo y eso, luchar resulta utópico pero necesario. Sólo las armas propias del tesón y la gallardía impulsan al territorio de las sonrisas espontáneas. De la reafirmación más expresiva. Entonces uno siente la silla propia, no un mero préstamo con caducidad.

Me siento sin sentir. Víctima de tanto y tantos. Caminante en soledad por el hastío. Dudoso entre el fango de los días que vendrán. Mojado de lluvias coladas en agosto. Con pesar de mucho pisado. Añorando lo que un no me arrebató. Su ojos de vida. Sus palabras a bocajarro. Aquellos tequiero sin encargo. El pellizco de quien te atrapa en víscera. Ojalá el tiempo recoloque su ausencia y minimice el vacío. Entre tanto, sigo saltando mis charcos. Incrédulo de hechos. Hecho una conjugación en negativo.

Siempre me queda el refugio a la tecla, compañera de fatigas. Tolerante con el abuso metafórico, los requiebros que se antojan palabras. Sólo ella me entiende, testiga muda de mi devenir. Y vuelvo.

sábado, julio 30, 2011

Parecer

Rechazo frontalmente la falsedad en todas sus manifestaciones. Confío en la gente auténtica, que se esfuerza en no ponerse capas de cebolla. Que asume cosas incómodas, que asiente cuando toca y los colores suben espontáneos. Sigo sin entender cómo se extiende el recurso a la mentira indiscriminada como fuente de vida. Con terceros de víctimas, ocultos, silentes y ausentes. Pero hechos de sentimientos cogidos con las pinzas de un capricho que les es impuesto. La doblez vital es un ejemplo de deshecho emocional. Cimentado en el egoísmo más visceral de quien busca emociones fuera de. Broma pesada y pasada de vueltas. Impropia a quien tantas veces regalaste un te quiero. Labio a labio, haciendo de la intimidad una. Voltear eso en deslealtad resulta ingrato. Más cuando tu perversión jamás toleraría tal cosa en carne sufrida. El recurso a la apariencia, a las buenas caras hace de tantos sus peores enemigos. Vivir es el hoy, dañar es un discurso de sesión continua. Un regalo envenenado. El doble juego, antes o después, explota. Aviso a navegantes.

lunes, julio 25, 2011

No me gusta...



… Levantarme sobresaltado pensando que se ha acabado el mundo.

… Llevar paragüas. La lluvia purifica.

… Que me empujen en una discoteca cual invisible saco de golpes.

… Ver procesiones de Semana Santa ni ninguna exaltación cristiana. Me dan miedo.

… La bisutería barata que hacen pasar por cara.

… Que se inventen excusas absurdas para cualquier cosa. La Policía no es tonta.

… Los mentirosos en toda su extensión.

… Los envidiosos en toda su miseria.

… Los infieles/gentes de dobles vidas en toda su hipocresía.

… Los armarizados porque se pierden una vida propia que no viven por otros.

… Que los mediocres sean los nuevos talentosos. ¿Quién invirtió el orden?

… Las parejas consumidas por la rutina o que sobreviven artificialmente, sin pasión ni sentimiento.

… Los interesados, vendidos y morrudos. 3x2.

… La frivolidad considerada como patrimonio nacional.

… Los pijos encantados de serlo.

… La invasión de las gaviotas. Molestas y carcas.

… Los explotadores que van de ONG.

… Que se enreden los cascos como culebrillas inquietas.

… Que te den la mano sudorosa. Argggg.

… Que alguien se me quede mirando fijamente y no me salude o diga nada. No sé si es un enviado/a de las fuerzas del mal, un maleducado/a simplemente o alguien con problemas de centro de visión.

… Que me hablen de alguien como si conociera a esa persona cuando resulta un perfecto desconocido.

… Que jueguen con los sentimientos como en un partido de tenis. Hace falta un par de pelotas para afrontar la vida, no un peloteo ineficaz.

… Las etiquetas impuestas por moralinas ridículas.

… La oscuridad sin buena compañía protectora.

… La gente que exhibe su carne como en un escaparate. Menos quien la compra al por mayor.

… La dependencia en cualquier manifestación por pesada y dolorosa.

… Que Andreíta no se coma el pollo y corra peligro de anorexia.

… Verme en fotos. Me faltan lecciones de photocall por Lomana&cía.

… Que la tele engorde varios kilos, aunque luego se agradece eso de ‘estás más delgado en persona’.

… Ver gente de mi generación que se casa/tiene hijos/compra casa, mientras yo no abandono la realidad adolescente y sigo sin formar un dúo que me consuele.

… Que la gente haga del Facebook un ¡Hola! escandoloso. El colmo del cotilleo (SemiSueca dixit).

… La rutina que se adosa en el tejido adiposo y nos impide perfeccionar nuestro día a día.

… Desoír un consejo/advertencia y soportar después el ‘te lo dije’.

miércoles, julio 20, 2011

El final...

... sólo es el inicio. La luz tunelada y ansiada, tras un tiempo de confusas maldades. La oportunidad no clandestina, que magnifica la necesidad de mostrar. Pasa el tiempo y pesa lo que fue bueno e hizo tal a lo que, por naturaleza, no lo era. Cerrar una etapa cuesta, pero cuando te facilitan el tránsito la digestión va rodada. No ha sido así, por eso el portazo suena más fuerte. La broma no ha tenido gracia. Y la jeta no admite comparación.

Ahora toca reconstruir el castillo de sueños. Estirar la sonrisa por contrato. Y reconciliarme con mi espíritu de buscador, contador de vida(s) y cosas. Deténganse fantasmas de lo impropio, desinvitados al baile de mi realidad, víctimas de sí mismos. La lejanía os sienta bien, mejor a quien no os sufre.

Las palabras esperan su ebullición, los contrastes su tentación. La cruzada arranca y los sentidos no piden permiso. Pasen, pasen... Y vean.

jueves, julio 14, 2011

Me gusta...



… Saltar baldosas y pisar el centro como si fuera a evitar un desajuste cósmico.

… Empezar los pinchos de tortilla por el final.

… Cantar a voz en grito en la calle, ajeno de miradas.

… Inventarme las vidas de otros en viajes de autobús, avión, tren… ¡Apasionantes!

… Acumular papeles inútiles hasta rozar el Diógenes.

… La gastronomía del querer, encuentros amistosos frente a un plato de comida que se antojan charlas infinitas.

… Criticar el desvarío estilístico que amenaza el mundo del buen gusto. Las poligoneras son una amenaza real. Que Dior nos pille confesados.

… Coleccionar muñecas de ojos grandes, cómplices de mi desvarío y testigas mudas del paso del tiempo.

… Comprar discos originales y leer los agradecimientos del artista no escritos por ellos. Qué prosa tan hermosa.

… Rodearme de mujeres sabias y concienciadas, el mejor antídoto frente al garrulismo.

… Combinar la pasión por Audrey/Marilyn y vicervesa en todo tipo de objetos. Pocos como ellas trascendieron tan bien la muerte.

… Bailar a mi ritmo y que me digan que parece que haya tomado clases. Olé.

… Hablar con los taxistas como íntimos.

… Acabar mis mensajes/correos regalando besos de querer.

… Los besos que imaginas y algún día pruebas.

… Darme baños infinitos hasta salir arrugado.

… Desnudarme escribiendo. Acción literaria no física.

… Reservar cualquiera cosa que me compre para una ocasión especial. Puedo tardar en estrenar algo años, pero no por olvido, por decisión propia.

… Devorar los ositos de gominola de colores. Son inofensivos y sabrosísimos.

… Escuchar mi horóscopo de madrugar pese a no ser ‘Mi queridísimo Piscis’.

… El gato chino, articulado pero feliz.

… Las lágrimas espontáneas, que no piden permiso pero que cumplen una función social.

… Inventarme palabras, jugar con ellas y vulnerar la lógica.

… Las bebidas dulces, las miradas polisémicas.

… Que las marus de mi barrio bajen a comprar el pan en bata y camisón en una reafirmación auténtica y almodovariana.

domingo, julio 10, 2011

Suma dos más ocho

Dos números. Dos cifras posibles. El matrimonio perfecto que numera mi vida vía DNI. Y la matemática sumatoria que resulta diez. Así fue el saberme rodeado de tanto cariño y verdad el día en que el calendario marcaba soplavelas. Las únicas ausencias las marcó la distancia o el tiempo no chicle. Una noche mágica de micromomentos volteados en maxis por derecho. Me hubiera tragado un diccionario extendido y me hubiera quedado sin palabras igualmente. Qué saber estar, qué ganas de reír, de abarcar gentes, de agradar… En hechos así uno se da cuenta que algo hará bien para estar tan bien rodeado. Habrán pasado fantasmas, vientos de mal e inquina pero la justicia divina bien sabe hacer filtro. ¡Gracias! El Agua nos bendijo. La lluvia lloró caprichosa como desahogo o emoción. Pero nada detuvo el tiempo de la Amistad, retratada en mayúsculas por acto y definición. Con gafas miramos nuestro mundo con el descaro y la fina ironía tan necesaria. Sólo así somos capaces de hacer grato balance. Y vaya si lo hicimos. Despojados de la rutina y el más de lo mismo que consume tantas fechas de agenda. Sólo queda que el tiempo actúe y los corazones sigan el latido de su instinto. Juntos, revueltos y encantadores. Por siempre jamás.

lunes, julio 04, 2011

Pasado pisado

Cómplice del tiempo navego entre sus máximos y mínimos. Sorteo sus fanfarrias y reniego de sus anticiclones. Hasta desmonto teorías y necesidades neolíticas. Trabajar la vida implica abrir tanto los ojos que lo que un día te pareció imposible se voltea en asumible. Hacer palabras del amor y no su uso práctico relega las sensaciones a las emociones. La flor de piel se marchita. Y las telarañas invaden tu corazón.
La ingenuidad romántica me inclinaba (entonces) al deseo de la suma perfecta. Delicada. Atrevida. La realidad imperfecta me reconcilia con mi yo en sociedad. Con quienes están por derecho propio y magnifican mi esencia. A quienes regalo besos de querer queriendo. Con la mirada limpia y el contador sin límite. Ahora que escalo los 28 entiendo, lamento, siento… Que no se pare el tiempo, que gire la histeria de nuestra historia para crecer. Sólo eso.

lunes, junio 27, 2011

Domingo al Sol

Sale el Sol. Altanero. Con su estilismo de rayos y rayas. Hedonista generoso. Inmóvil pero grácil como un bailarín inquieto. Arrebatador. Esperado por esquivo. Cómplice enarenado. Húmedo en el cuerpo a cuerpo. Ya fuera por mares o sudores varios. Tan versátil que se hace calle. Sin callar. Dando ritmo y colores a su caída triunfal. Miscelánea de gentes, pasos, besos y vasos. Una regresión blande la espada. Mientras un infante emula con su ídem made in China.
Parejas bien entendidas, otras desparejas son ejemplo de abandono feliz del sofá. El target Ikea se airea. Ejercita su underground entre tantos. Contonea arrítmicamente su ego. Aplaude una voz que merece más de tres letras. Cuando la versión voltea auténtica. Pesadilla Gaga que abre el telón a la lentejuela. Taconeo orgulloso de bucle infinito. De carnes expuestas que ponen o imponen, según. La cadencia sube el guapo, enciende corazones y otros grupos musculares o tejidos a compartir.
El arcoíris resuelve la fantasía. No hay edad, sólo verdad. El suelo es cómplice, el cielo testigo. El calendario marca domingo. La mirada no entiende de días. El Orgullo es más que una fecha. Y el Sol no se llama Lorenzo. Si no me crees pregúntale a la Luna.

viernes, junio 17, 2011

¡Sálvenme!

El calendario impacta con la realidad. Nos lleva la corriente y el oleaje de la incomunicación. ¡Qué paradoja! Surgen malos instintos, personalismos varios y el resultado sigue siendo el mismo: la duda. Ni el peor matemático resolvería tan a malas esta suerte de ecuación. El letargo infinito de ilusiones, vocaciones y sueños para lucro de unos pocos. Los indebidos, los vendidos a la piel del diablo, los antihéroes deshumanizados. Jugar con el futuro y los cuartos (pocos o muchos) de quien ha cimentado tu universo es un acto granuja y despiadado. Vence la ambición de los mediocres con ínfulas de grandeza. No conocen la responsabilidad ni toleran su enseñanza. Caminan a pasos de gigante ocultando la cabeza. Te posicionan en el estrés del qué será de mí. Dónde iré a parar, si es que esta noria se detiene algún día. Quieres cantar el bingo de tu libertad pero requisan los cartones, sólo por molestar. Basta bastos que bastante hemos soportado sin batallar. Ojalá todo sea una pesadilla y despertemos en el contexto merecido. ¿Destino con fin?

sábado, junio 11, 2011

Bio

Maldigo la hora,

mendigo el instante,

maldigo el tormento

en que tus ausencias

anularon mis sueños.

Cuando tus promesas

volaron cual viento.

Perdido en excusas,

tan ilógico como cuerdo.

Decíamos que ayer

completaríamos el círculo.

Pero del dicho al hecho

siempre rompiste mi trecho.

Reniego de bufonadas,

del quiero y no puedo.

Tontas lecturas entre líneas,

capacidades menguadas

que auparon tu donjuanismo.

Un atrás es utopía.

Esta historia, quiera o no,

siempre será tuya y mía.

lunes, junio 06, 2011

Tomo la palabra

Plagado de historias e histerias paseo entre océanos de cómos y por qués. Indignado por tanto y su plural que olvido cuán importante es el estar. El hecho es ser. Amar y armarse de valor, sólo anécdotas de un todo. Aspiro a la insensibilidad frente a los cobardes. Los mismos que tienen miedo a sentir, vivir, verbalizar. Reniego de los episodios de rencor sin explicaciones, cimentados en intereses de mediocres. Perdemos el tiempo en absurdos que restan energías para descuido de los pilares por derecho propio. Rompemos corazones, espejos, ilusiones... Interpretamos un pobre papel, muy vacío de contenido. Resulta cómodo, como triste. Calla el que tiene tanto que decir, hace del chillido su expresión el fantasma de lo surrealista. En tan panorama desolador la oportunidad se disfraza y los sueños brotan de pastillas. La verdad hace de la realidad un chiste mal contado. Y los cuentos sólo son eso.

sábado, mayo 28, 2011

Pu(n)to final

La vida es tan corta,
¿qué estamos haciendo?
Siendo cómplices de un vacío,
anulando un sentimiento.
Huyendo de la matemática
que resuelve el destino.
Obviando el máximo común denominador,
algo más que simples besos/versos.


Perdido en idas y venidas.
Saturado de motivos o no,
pero reales, de estómago inquieto.
Cansa luchar contra elementos,
despejar tormentos de lo ajeno.


El tiempo se alía con el desespero.
Lágrimas en torrente ya seco.
Quereres que no lo son
por un egoísmo extremo.
No pondré el punto final,
quizá tú ya lo has hecho.

viernes, mayo 20, 2011

El instante imperfecto

Tan inesperado como anhelado.
Ejemplo de impacto, de deconstrucción descontrolada.

Ahogado entre recuerdos y premoniciones.

Sumido en la nada de un todo roto.

Llega para quedarse y provocar un irse.

Marca un fin que justifica medios y cuartos más mitades.

Desvalorizado o no, es inevitable.

Vive, siente, padece pero no lo esquives.

Llega sin llamar a la puerta.

Es tan personal como intransferible.

Silencioso o gritón.

Cruel, injusto o natural.

En ocasiones insuficiente.

Agota tu instante perfecto que su hermano endemoniado pasa factura.

miércoles, mayo 11, 2011

Voto x amor



Más inhiestas que nunca las tiendas de campaña se accionan para beneplácito de tantos de-votos sectarios. Toca elegir, eleccionar y dar lección. O unas cuantas. Es tiempo de suma de parabienes y palabreríos de impacto. Sonrisas blanqueadas y retoques retratados. El mal no ocupa lugar. La conquista del indeciso, auténtico protagonista e impulsor del gasto, bien recuerda a un cortejo erótico-festivo. Mucho prometer hasta meter, o lo que es lo mismo hasta acceder al poder. La terminación –er demuestra la simbiosis efectiva del acto. Los candidatos electos se arropan de consejeros para afinar el discurso y acortar el camino hasta el corazón ciudadano. Un pretendiente hace lo propio con sus íntimos para enmendar errores pasados y potenciar cualidades en pos de evitar el rechazo. El fin (voto/amor) justifica los medios.
Toda iniciativa proactiva hacia el resultado es válida. Mentiras o medias verdades incluidas. La ceguera de la posesión anula como impulsa al desvarío. El careo con los rivales de urna o cama saca los peores instintos. Objetivo desarmar al otro sin argumentos en positivo. Restando uno suma, más cuando el objeto de deseo es de letras y no advierte tanta debilidad camuflada. Las poses son sólo eso, los eslóganes simplistas versos de amor de rima fácil. Y el 22-M la primera vez o primera cita para muchos con resultados desiguales. Ya se sabe: las prisas, la inexperiencia, lo sobrado de algunos, el paseíllo triunfal, las dos orejas y el rabo de la mayoría absoluta. Las elecciones/erecciones no siempre son generales.
Lo siguiente un guión de mínimos donde dije digo, digo Diego. En terreno ganador palabrerío impulsado por el viento y cariño en oferta. Las promesas hacen honores a su nombre y la rutina de lo cotidiano vence. ¿Dónde quedaron las expectativas, los sueños de príncipe azul impulsado por gaviotas y ramos de rosas rojas? En la cárcel del rechazo retumban los gritos de oportunidad perdida, de latidos sin compás. Sólo quedan otros cuatro años o la eternidad para volver a votar y que alguien salga dando botes de alegría. O no.

martes, mayo 03, 2011

Letraherido

Roto de realidad. Preso de condena ajena. Bien rodeado pero adscrito a la soledad mayúscula que no hace nombre propio. Dudoso de enésima potencia. Ingrato con tantos, derrotado de otros. Expansivo por definición. Carne de lamento, queja y sentimiento. Pobre de espíritu y vacío de ímpetu. Conformista o no, pero replegado. Desterrado de latidos, caricias y pasiones no telenoveladas. Uno por descarte. Otro más en manada impropia. Secundario de sueños. Razonable a ratos. Víctima de un yo raruno. Desenfocado en polisemia. Coleccionista de cromos pasados. Tímido de libro pero no absento de venirse arriba.
En el reino de la subjetividad, el Rey sale ¿ganando? Me quedo con la peor parte. Y el desequilibro del balance interior y el ajeno. Si aprendiera algo de tanta dureza golpeada contra el ego... Nunca tres letras fueron tan castigadas. ¿Cambiar es algo más que un verbo de primera conjugación? ¿Una utopía, una meta, una posibilidad?

domingo, abril 24, 2011

Arde cobarde

Apenas siento pena de lo penoso que eres.

Entierro tus ausencias, encierro mis dolencias.

Huiste con tu alma agrietando la mía, pero no conseguiste apagar su latido.

No consumo tus migajas, tan poco nunca fue suficiente.

Pululas cual fantasma, pero sólo agitas mi desconsuelo.

Robas el sentido a las palabras que en nuestro ayer eran mañana.

No habrá otro yo, y entonces yo seré otro.

Lo tuyo no tiene nombre y el tuyo fue sueño, hoy ceniza.

Lamentarás la resta, sumaré ligero de equipaje.

No habrá más quizás, sabrás lo que es ahogarse en porqués.

A ti cobarde, perdiste la oportunidad y mi querer clama otra parte.

domingo, abril 17, 2011

Cuento hasta diez

Diez años siendo yo... Y diez años que suman:


+ amistades hermanadas

+ gentes evaporadas

+ lecciones emocionales

+ paros del músculo cardiaco

+ proyectos con firma

+ episodios con capa de héroe

+ gastronomía del querer

+ desluz propia

+ sueños sin almohada

+ noches y trasnoches al vacío

+ adelantes terapéuticos

+ canas en lienzo

+ compras pendientes de alfombra roja

+ palabras agudas, llanas y esdrújulas

+ idas y venidas distraídas

+ decepciones sin tirita

+ sorpresas sin armarios, perros, mermeladas ni cantantes portorriqueños

+ dudas todas, respuestas con pinzas

+ velas por soplar, balas por esquivar

+++++

es la dicha que me ampara como tanta la injusticia de despreciar mucho bien que me hace ídem. Allá el tiempo y su actuar, caprichoso destino de sumandos.

viernes, abril 08, 2011

Desnochado

Nunca fui carne noctámbula. Y eso que siempre he tenido contornos muy de agotar cada ocasión oculta al Sol. Pero es pasar los años y restar los niveles de aguante. Ni un gran plan ni una compañía perfecta limitan la sensación de descontexto. Miro a cada lado y veo gentes de sonrisas estudiadas, formas crápulas y alcoholismo encantador. Y no puedo evitar sentirme perdido entre la multitud. No es lo que quiero ni mucho menos mi sentido de la sociabilización ideal. Puede que el despojarme de la necesidad que tantos arrastran, o tristemente mendigan, implique más desdén y asqueo. Sí, definitivamente. Porque es pisar un antro nocturno y correr peligro de intoxicación por aire contaminado de todo tipo de productos químicos que supuestamente 'embellecen' y suman papeletas en la feria de las vanidades. Desde perfumes inolorables, lacas corrosivas, desodorantes machirulos... Síntomas de ingenuidad pretendidamente afrodisíaca, pero con resultados no siempre ostentosos. Que hay muchos saldos/salidos de última hora y las cuentas no salen cuando estos últimos son más.
Anoche mismo fui testigo de otro fenómeno en alza. Protagonista una mujer madura, bien solterona porque la vida quiso así... Matrimoniada para desgracia y con ganas de desquitarse o desponerse... O divorciada con todas las consecuencias y necesidades propias. No sabría catalogar a la sujeta dentro de uno de los genotipos descritos, pero evidenció un claro traspaso de sujeta a suelta con un chico joven de la veintena, venido de tierras prósperas a prosperar en ajenas, encantado de soltar penas en una barra cualquiera. De pronto, en una ceremonia de apareamiento insólita, ejemplicando el mejor efecto de un loctite, cruzaron los océanos labio a labio... Aquella mujer, aquella melena rubia, besaban a ese chico como si no hubiera un mañana... Dignos de los dos rombos. Agotando el ansia y olvidando cualquier conflicto, desfase, salto cualitativo o viceverso. Viendo la escena desde la barrera no sabía si sentir pena, envidia, compasión...
Allí les dejé, sin tomar aire, deglutando fluidos efervescentes... Confirmando mi apatía y la sensación de que la noche no es para mí... Y el día, me lo estoy pensando.

domingo, abril 03, 2011

No puedo evitar preguntarme

¿Por qué me falta el aire?
¿Dónde escondiste mis ilusiones?
¿Acaso los buenos son tan buenos y los malos tan auténticos?
¿Qué no he hecho yo para merecer esto, aquello y lo otro?
¿Quién descontrola mis días?
¿Qué injusticia divina ciega mi realidad?
¿Cómo la mentira se hace verdad?
¿Por qué no me arrepiento?
¿Me sientes?
¿Te conformas?
¿Por qué los sueños no rompen sus coordenadas?
¿A qué saben tus lágrimas?
¿Antes muerto que sin silla?
¿Cuándo el espejo se hizo añicos?
¿Entiendes que me consuma?
¿Quién coronó la mediocridad?
¿Hasta cuándo?
¿Quién dijo que escribir libera?

sábado, marzo 26, 2011

Imperfectos

No serás tú quien me diga que la perfección no sólo existe sino que es necesaria. Entonces poco sabes de la vida y menos de las personas. Sal a las calles, siente, padece y verás cómo es humano el errar. De dignos equivocarse. Nos perdemos en ideales y olvidamos que lo importante no son fachadas ni presunciones. Cuenta lo real despojado de coronas. El lenguaje de pieles. Esas palabras que inquietan, pasaportes al desmayo feliz. El verbalizar a dos con cargo a los sentidos. Una suerte de constructores y contratas especulativos con lo terrenal, emocional y cero hipócritas.
Ser auténtico no va de serie.

martes, marzo 22, 2011

¿Desde cuándo el amor se explica?

Perdido en teoremas,
rompes mi ecuación perfecta.
Huyo, sin mirar atrás,
pero quiera o no habitas mis venas.
Te repliegas y adormeces,
y mi yo transpira ausencias.

Como si no haya un mañana
paremos el tiempo.
Y prolongar así
este latido en eterno.
Presos de una sincronía
de sabores, sentires y miedos.

domingo, marzo 13, 2011

¡Corten!

Que no, que no, que no. No acepto este papel ni a la de tres. Tanto método Stanislavski, tanta gaita para verme relegado a este secundario ramplón. Descafeinado. Simple a la par que encorsetado. Un auténtico marrón. No quiero que mi carrera tome estos derroteros. Pasar de las luces de neón a los focos de refilón es un golpe certero. Me siento un despojo, olvidado y desgastado. Títere en manos crueles y preso de un elenco de malos hechos protagonistas. Esta película no va conmigo. Las risas enlatadas, los decorados de pichiglás son una broma pesada. El peor castigo por nada. Por querer triunfar con verdad, ganas y esfuerzo. ¿Por qué la industria se ceba con los débiles y ensalza a los cuervos malolientes? Dientes, dientes. No podrán conmigo. Pero yo me apeo. Mejor lejos que víctima de serie B.

viernes, marzo 04, 2011

SHA

Están entre nosotros. Pero no se dejan ver. Actúan con sigilo. Y probada eficacia. Sin publicidad ni egos crecientes. Es un equipo altamente cualificado. De alcance infinito. Hombres y mujeres 12, por lo menos. Son... (redoble de tambores)...
Los SuperHéroesAnónimos.

Capaces de:
  • Arrancar sonrisas espontáneas.
  • Robar besos inolvidables.
  • Enterrar conflictos tontos.
  • Sumar dosis de confianza.
  • Animar a olvidar vergüenzas, complejos o autolimitaciones.
  • Iluminar bombillas, en casos de oscuridad plena.
  • Alejar el mal hecho persona o derivados.
  • Hacer magia con las palabras y lo que no lo son...
  • Convertir un instante en un recuerdo.
  • Curar desarreglos cardíacos.
  • Transformar un mal momento en una oportunidad.

Poderes que los SHA ejercitan sin violencia ni mala fe, sólo con dosis de realidad, optimismo e ilusión. Con el objetivo de engrandecer este mundo inmundo. Sólo me queda decir: ¡¡¡¡¡Venid a mí!!!!! Os necesito.

domingo, febrero 27, 2011

Retrat...oh!

Navego entre contextos y dudo qué es cierto. Están los que son pero faltan. El verbo es frágil. Y el hecho insuficiente. Me ahoga cada instante que no me pertenece. Aferrado a los sueños, quereres y sientes... Infeliz de compromiso o abnegado ante el presente. Quiero escapar. Correr. Volar. Llegar lejos. Y a vista de pájaro juzgar si compensa todo esto.

Pesa lo efímero, irreal y molesto. Preso de desdichas, lamentos confesos. Tanta tontería que invalida el resto. Sabio en teorías, becario en arrestos. Cansado de bailar a solas. De despertar sin besos. De encontrar refugio en escribir palabras o versos.

Vencido por la desgana. Por la autoestima exiliada. Por complejos que hacen honores a su nombre. Condiciones no me faltan para ser el hombre imperfecto.

No basta con asumirse, dicen que hay que quererse... como poco.

viernes, febrero 18, 2011

Flashback

Lo juro. Pisé aquél asfalto. Barrí aquellas baldosas roídas. Compartí espacio-tiempo con él. Y con ella. Para tantos era sólo un número. Para mí sólo un perfecto desconocido abriéndose al mundo, al vivir. Era presente y lo siento tan pasado... Por agua, en ocasiones de lágrimas. Por sangre, de caídas tontas. Por diccionarios de palabras estimulantes. Ajeno a preocupaciones. Inocente por contrato. Un corazón en oferta. Unos ojos inquietos. Tanto era que no era nada. Ni nadie.
Hoy escalo la montaña de los recuerdos y una niebla intensa tapa la inmensidad. Negando momentos, borrando personas. Incrédulo biógrafo. Peor ensayista, siempre coqueteando con el error. Y el horror de tantos hechos frustrados, violados, aislados. Corro con miedo, a que me alcance ese retal, el del olvido. El que me desnuda y hiere a piel. Sin argumentos. Desarmado. Desahuciado ante tal descontrol.
No hay cheque en blanco desprovisto de intenciones. Ninguno tan irresistible para afrontar la catarsis. Para saltar a un vacío que son muchos. Vencido por la cobardía, perdido en el callejón de cero melancolía. Reniego de entonces, desconfío de mañana.

lunes, febrero 14, 2011

Ex Factor

Excéntrico. Extraño. Extravagante. Ex, ex, ex. Por mucho que quieras dexhacerte de él, dexterralo, ex misión imposible. Te persigue en la realidad vivible o en la de tus sueños más oscuros. No te pertenece y menos en viceversa, pero ex capaz de menguarte y traumarte con efecto atemporal. Quierex excapar, pero maldito vínculo no excrito que te posee, que te inquieta. Los otros podrán exforzarse, demostrar con crecex, pero tu fantasma no dexhabita mi lecho ni el techo en el que excribí mi adiós sonoro. Extoy convencido de que disfrutas mis fracasos en suma. Ríex con cada lágrima que derramo por mis vacíos emocionalex. Consciente que jamás encontrarás un extúpido, tolerante en lo indebido y vencido por su sentimiento como yo. Volvería atrás, atraparme ex mi condena, engañarme mi delirio. Dexalmado por capricho, ingenuo de fábrica.

Dedicado a los ex enamorados en el día de San Valentín, San Valientín, San Calentín o San Calcetín. Decide, sin necesidad de pasar por caja. También tenemos derechos y una chistera de malos recuerdos. Pásalo.

sábado, febrero 05, 2011

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir ausencia?

Caprichoso destino que te columpia. Te impulsa tan lejos. Te devuelve más cerca. Juega con mis adentros sin encontrar respuesta. Necesito de ti. Todo tú me completa. Pero el tiempo rompe mis sueños, mi ansia de AMOR. En mayúsculas porque así escribo a tu lado cada anécdota. Me haces grande. Y la sola idea de crecer juntos me estremece. Lejos de las malas lenguas y los peores sentimientos. Quererse con motivo, anudado mi yo a tu ombligo. Pienso que si lo escribo lo vivo. Pero no, el calendario me devuelve a mi vacío. A hacer de tu ausencia una pesadilla de la que hasta me río. Tan injusto el saberme a solas, perdido. Lamento ser incapaz de llegar a tu latido. Ni palabras encuentro para satisfacerte cada sentido. Temo olvidar tu rostro, desoír tus sonrisas, caminar sin tu apoyo sincero. No te quiero más porque hace años ya rompí los límites. Contigo. Porque ningún otro enterró tu llama. Menos tu recuerdo. Aunque duela aceptarlo, aunque no te tenga siempre serás mío. Me consuela saberte feliz, pleno, vivo. Así eres tú. Nunca cambies, ni olvides a este amigo.

miércoles, enero 26, 2011

Sencillamente...

sin el amor prohibido.

sin los silencios.

sin las risas censuradas.

sin las noches para olvidar.

sin su boca de sueños.

sin las dudas tormentosas.

sin el ego armarizado.

sin los fantasmas del presente.

sin las sorpresas libres de papel de regalo.

sin tantas palabras de consuelo.

sin las miradas polisémicas.

sin el túnel de luz apagada.

sin los adelantes oportunos.

sin los sones hechos terapia.

sin el corazón entiritado.

sin los episodios por descargar.

sin el miedo hecho grito.

sin las verdades descongeladas.

sin la capa de héroe urbano.

sin la conciencia musa de tranquilizantes.

... no sería mi vida.

viernes, enero 21, 2011

Acabada en Z

Es más que un destino. Es una oportunidad. O viceversa. Es un sueño. Una ironía. Libertad por escribir. Pesadillas que vivir. Gentes de bien. Tiburones con ansias de engorde. Dinámica. Provocativa. Rítmica y descompasada. Trepidante. Excesiva. Distante pero cautivadora en las distancias cortas. Egocéntrica de diagnóstico. De todos, de nadie. Diferente nunca indiferente. Una hoja en blanco roto. Una calle palpitante pasto de cebras paseantes. Ese chiste malo que hace reír. Banda sonora de tantos. Noches de santos y tacón. Es irónica y charlatana. Hipócrita y falsamente sincera. Cero discreta. Apasionada. Rara pero encantada. Gentil a ratos, iracunda sin pensarlo. Carne de psiquiátrico.
Definirla es un ejercicio de querer y odio, una lucha fílica y fóbica. Es un deber inacabado. Una asignatura dependiente. Una criatura envolvente. Es capital y tal y tal. Es Madriz. Acabada en Z. Sonora y altanera como ella entera. Me fui para volver y siempre quedo a tu espera a la vuelta de la esquina.

jueves, enero 13, 2011

Pasajero en sueños*

Me encanta estar en tus nubes.
Pasear entre susurros.
Imaginar nuestras manos bailando desafiantes.
Compartir todo lo tuyo que es mío, todo lo mío que es tuyo.
Hacer música de nuestras sonrisas, placer de cada caricia.
Iluminar tu mirada con palabras que habitan mis entrañas.
Enterrar el no para cultivar un campo de síes floridos.
Ver cómo la lluvia de lágrimas felices empapa nuestros cuerpos.
Escuchar la sinfonía de latidos, de quereres antes dormidos.
Comprar tus labios con hipoteca infinita.
Despertar agitado de tenerte a mi lado.
Viajar sin maleta con destino a tu nube secreta.
* Es la historia de un amor, como no hay otro igual...