sábado, agosto 27, 2011

Mercadillo textual*


En la oportunidad está el delito. Vivir para contarlo con una sonrisa. Lo demás, materia de reciclaje. El miedo aprieta pero no ahoga. YoxMi!

Regresión en tránsito. Cuento hasta diez. Película de grandes momentos, caídas, sueños, sonrisas en bucle infinito. Que la vida no pare!!!

Soy un truhán, un trovador. El tiempo no me congratula con los rincones impropios, las miradas alicaídas, el frenesí en oferta. Descontexto!

Queda menos, siento el fondo. Tocado pero no hundido. Las letras se antojan revoltosas y el futuro está pendiente de escrito(s). TPH!!!

Cumplir con la vida, con quienes quieres y te quieren, contigo mismo... Parece que he salido airoso y van 28. Show must go on!!!

Orgullo de ser. Orgullo de tantos. Historias que anónimos sienten con nombre. Tiempo de valientes, libres de miradas crueles. Vive/Quiere.

El sol se pone y se impone. Una voz gaga conquista el ambiente y el arcoiris se resiente. Toda huida es poca!!!

Regresión al pasado pisado. Que alguien me rescate de tanto despropósito hecho persona. La hoguera les espera...

Operación Bombilla iluminada. Que una fuerza superior me lance al vacío y aleje de toda duda minera. Tanta espera desespera. ¡Sálvenme!

No veo la luz. ¿Alguien me presta una linterna? La huida del presente se aletarga. Ojalá sea un sueño muy Serrano.

Decidido, la noche no es para mí. Empacho de visiones horrendas sin clasificar y para no dormir. ¡Una solución quiero!

Barajo la opción de autovuelo para evitar trajines y protocolos tontos. Aunque los astros me han puesto un panorama ocular bello bello.

No hay como alimentar el cuerpo de la creatividad en buena compañía. Atrapados para bien en el baúl de los recuerdos. Bye bye babies!!!

Madriz, el retorno. Historias e histerias de asfalto, gentes en estrés o más, palabras capitales y deseos sin genio. Volver siempre.

Cuán curiosas son las curiosidades de los compañeros de trabajo, siempre volvemos a los mismos temas y/o personas. Y qué buenos ratos!!!

Escuchar Moon River desde lo alto de un balcón no tiene precio. La vida se llena de polisemias y amores dormidos que piden despertar!!!

Descontando la realidad muchos hacen falsos imperios. Cuánto daño ha hecho Hollywood que nos vende que siempre ganan los buenos. Indignado.

El Sol no se esconde. Levantemos la voz ante los insolentes y luchemos por lo nuestro. Sí a las tiendas de campaña, no a las campañas vacías.

Grande la música y los bailes de ayer, hoy y siempre pero mejor la compañía que justifica cualquier trasnoche y lo dota de sentidos!!!

Las letras pueden ser incendiarias y llenarse de tantos sentidos. Vivan ellas!!!


* Recopilación filtrada de tweets de autoría propia. Porque la realidad puede superar la emoción de un momento de tecleo.

sábado, agosto 20, 2011

Defecto de fábrica


Como ocurre con la lista de la compra, que tras su confección meditada a conciencia, siempre se olvidan necesidades básicas... lo mismo sucede con los propósitos. Basta que uno haga balanceo vital y quiera derribar muros, arrojar lastres, impedir injusticias, acabar con cánceres cotidianos que, al final, tanta expectativa de cambio hace agua de borrajas. La mochila de los errores crece en un antojo infinito y el dolor de espalda o la herida acuchillada no cesan. ¿Por qué? Por suma tontería. La aceptación del dolor/daño/humillación/desprecio/pasotismo y más etcétera no debe hacerse ley. Así uno crea una imagen de saco de golpes, ideal para los contrarios deshumanizados, egoístas e insensibles. Ejemplares que siguen campando a sus anchas mientras tú relames cada herida y te prometes que será la última.

Puede que el defecto, mayúsculo, irreverente y pesado sea la bondad. Como término tiene mucho de espiritual pero resulta, en ocasiones, más terrenal de lo que muchos nos han querido enseñar. Sólo así, aposentado en ese buen corazón entiendo muchos episodios de tolerancia. Si hiciera de mi sinceridad un sayo descarnado hubiera roto con tanto y tantos. Pero mi esencia no me lo permite, porque mi Síndrome de Estocolmo me une a esos otros, menos razonables y reflexivos. Pendientes de su universo sin importar tus vacíos.

El cansancio ocupa lugar. Y las historias siempre se pueden reescribir.

domingo, agosto 14, 2011

En una nube


El caleidoscopio de los recuerdos, los estribillos, la rítmica corporal hechos movida... solo tienen un nombre: Fangoria. Su vodevil revisteado, llevado hasta la astracanada más frívola conquista la piel de toro. El buenrrollismo de unos camerinos venidos a más se contagia sobre un escenario que asciende de pura regresión. Cuando un hit, una letra pierde egocentrismo para ser común da pie a momentos mágicos. Saltos, chillidos, dramatizaciones auténticas, gestos de amistad, amor, envidias... el mayor espectáculo del mundo hecho cocktail. Entre tanto 'entendido' uno comprende que las fronteras de lo ridículo se pierden. A quién le importa lo que yo cante, baile o me atreva a imitar, si en ese espacio de tiempo la irrealidad gana la partida. Se pierden los miedos y vergüenzas con la mejor banda sonora del aquí estoy yo. Y quien pierda el tiempo en criticar por criticar, gasta absolutamente energías innecesarias. No sé qué me dan que agonizo de aplausos. Veo novios zombies amenazando mi soltería. Pensaba recibirles con perlas ensangrentadas, gran homenaje, pero hoy más que nunca me siento el Rey del Glam. Ni tú ni nadie va a tirar por tierra mi deleite, mientras miro la vida pasar. Bailando a ratos, por prescipción médica tengo que mover la pierna, la tibia y el peroné. En su compañía haría grande una pequeña Edad de Hielo. Hasta sería amable anfitrión de la funcionaria asesina, para hacer terapia a dúo. Si es que es penetrar su electropop en mis entrañas y fibrilar de gusto. Empapado en su arte los estilismos horteras y de bochorno parecen metáforas de un mundo feliz. Donde, agradecido y emocionado, solamente queda decir GRACIAS por VENIR (gratis).

domingo, agosto 07, 2011

Regresivo


Levanto la vista y alcanzo recuerdos. Los días pasados por escrito, los del nacer a un sueño. Hechuras de una vocación que los necios, a menudo, consiguen menguar. Es triste cómo un propósito, un chispazo creativo, un mar de ganas pueden volatilizarse con la realidad. El momento no hace bien a casi nadie, pero eso tampoco justifica las tragaderas infinitas. Como diría una sabia, con todo y eso, luchar resulta utópico pero necesario. Sólo las armas propias del tesón y la gallardía impulsan al territorio de las sonrisas espontáneas. De la reafirmación más expresiva. Entonces uno siente la silla propia, no un mero préstamo con caducidad.

Me siento sin sentir. Víctima de tanto y tantos. Caminante en soledad por el hastío. Dudoso entre el fango de los días que vendrán. Mojado de lluvias coladas en agosto. Con pesar de mucho pisado. Añorando lo que un no me arrebató. Su ojos de vida. Sus palabras a bocajarro. Aquellos tequiero sin encargo. El pellizco de quien te atrapa en víscera. Ojalá el tiempo recoloque su ausencia y minimice el vacío. Entre tanto, sigo saltando mis charcos. Incrédulo de hechos. Hecho una conjugación en negativo.

Siempre me queda el refugio a la tecla, compañera de fatigas. Tolerante con el abuso metafórico, los requiebros que se antojan palabras. Sólo ella me entiende, testiga muda de mi devenir. Y vuelvo.