miércoles, junio 30, 2010

Mala mente


Ya lo siento, pero a este paso no se librará de mi. Tanta terapia, tanta pamplina, pero creo que aquí nada avanza. Es curioso cómo me siento en una noria constante. Y por aquí no se ve a Jordi González ni a María Antonia Iglesias. Quién me iba a decir que pasando un mal momento, estando en el subsuelo de mi historia personal y demás, haya sido capaz de ver el lado zen a todo esto. Es la contradicción hecha realidad. A ver si tanto psicoanálisis va a cambiar mi percepción de las cosas y lo que antes era bueno y veía malo ahora se haya tornado al revés. Atrapado en un ying y un yang viceverso y perverso. ¿Por qué yo? Bien es cierto que la educación catolicona y castrante tiene mucho que ver, el mundo pavisoso que me ha rodeado, la maldad sin enmascarar, la jodido hecho heridas en la piel... Tanta circunstancia adversa, poco deseable pero sí sufrible, se ha aventajado en mi jerarquía del vivir y el sentir. El resultado, esta concatenación de dramatismos que no entiendo cómo puede dar paso a fase pasota.
Sé de mi genética marciana, de mi rareza cutánea pero quiero vivir sin este zig zag loco. De subidas y bajadas. Prefiero mutar en un triste ser plano, sin sorpresas... porque a una de estas me da mal o peor. Y no puedo permitírmelo, menos por personas o circunstancias inmerecidas, dañinas e injustas. Sé que todo lo hablo yo, pero para algo tiene esa libreta, para apuntar... Que digo yo, todo esto vaya a un archivo pero antes o después se destruya, porque compartir tanta paranoia con extraños me produce un malestar raro. Bastante me expongo ya buceando en mi fango. Pero diga, diga algo...
En dos palabras. Tiene usted: Mala mente, hágaselo mirar.

jueves, junio 24, 2010

Enarenados


Vaya por delante mi mismidad raruna. De ahí que la mera contemplación de un día de playa sea a mis ojos un circo de los sentidos. Y es que entiendo que el tiempo es cruel y no podemos dejar pasar oportunidad de tueste, pero tanta ansia me supera. Que cuando el verano casi ni ha asomado por el firmamento salgan al solete y en masa caracoles humanoides felices de airear sus cuernos. Triste retrato de tanta hiperpoblación parada con o sin causa. La colección de personajes es curiosa de análisis del Centro de Estudio de lo Absurdo. Desde las adolescentas hipergranizadas y en vía de teticidad, felices de ver a los chicazos retozar por los arenales... Pasando a los chiquillos dejados de la mano de sus padres y creando revueltas de moscas cojoneras... Señoras entradas en años y carnes magras, paseando colecciones de bañadores que ni harían las veces de trapo atrapapolvos... Cuerpos prietos que levantan no sólo la moral y se pasean en busca de las babas perdidas...
Resultan curiosas las técnicas para tapar cuanto menos y morenear cuanto más. Dando lugar a retorcimientos insólitos de las escasas ropas mojadas e intimidades tapadas. Todo con bastos ejemplares de que la elegancia parece estar reñida con la arena, porque cuesta no decir arggg a lo que se ve y se ponen. Aprobados pocos de estilismos patéticos con sobredimensión de la lorza y exaltaciones descaradas de la blanqueza cutánea Vernel. Que se lo hagan mirar y que se echen cremita, o mejor, tengan dos manos ajenas que procedan al refrote, con el consiguiente efecto de calor. Total ¡es verano! ¡Horrorrrrr!

lunes, junio 14, 2010

Equilibrios


El momento me supera. Es lo que tiene la indefinición, la duda, la incógnita, el no saber. Alguien decididamente me ha encaramado a la cuerda floja y ahora soy yo quien debe mantenerse a la suerte. No lo tengo claro, el balanceo me inquieta. No veo más allá, espero y desespero por momentos. Es injusto que se juegue con las ilusiones, el esfuerzo, la entrega y la pasión desmedida por algo que otros consideran accesorio, fútil, hasta freak. No quiero permitir que mentes acomplejadas y ridículas impidan mi bienestar. Que otros se antojen marionetas, que se deshilachen por interés, no significa que todos caigamos en ese error.
Invoco al tiempo para que me recoloque como merezco. Inquilino de un espacio-tiempo fructífero, donde crear y soñar despierto. Cohabitando con otros infelices persiguiendo su felicidad. Construyendo un castillo de naipes sólido frente a los destructores destalentados. Ellos lejos, en su refugio de la negación, la mentira y la intriga. No queremos ser más víctimas a sus pasos. No lo permitiremos. El equilibrio es nuestro ejercicio. La caída ¿la consecuencia?

sábado, junio 05, 2010

Escape


Se escapa. Ya no me pertenece. Verlo es circunstancia. Es la injusticia de lo real. Quiero que sea un sueño. Por la ficción, no por la magia. Esa ya no me sorprende. Tengo que convivir con la ausencia. Acostumbrarme a su vacío. El mío ya lo sufro. Desinflado ante lo que venga. Desganado como de costumbre. Sorteando el mal. Lo negativo en la mochila. Y enquistado. Parapetado en otros dolientes. No estoy solo en esto. No soy un ente único. El infortunio es cosa de muchos. Conscientes o no, pero sufridores de lo suyo. Lo mío es el drama. El guión lo deja claro. Las precuelas eran certeras. Obvio el futuro. Vuela, lloro. Lágrimas de vida. La que no viviré contigo. El juntos era utopía.