jueves, enero 31, 2008

Prototipos/as: Mortadela alias Popeya

Quiero celebrar este post número 15 con una niña bonita: una sección que espero tenga asiento en este entramado de contextos que salen de las yemas de mis dedos o lo más profundo de mi psique. La idea es que Prototipos/as retrate a personas, personajes, personajillos, colectivos, fantasmas... Y es que el mundo tiene mucha personalidad y personalidades que merecen su post de gloria. Sin ánimo de ofender, sólo de provocar sonrisa terepéutica, intentaré reflejar en toda su dimensión a estos protagonistas que se asomarán sin periodicidad fija pero con autenticidad intachable.
Para el comienzo quería homenajear a una gran mujer, por su altura, y por su historia intrínseca. Lleva siendo una extra de mi vida y la de tantos para los que su presencia jamás ha pasado inadvertida. Puede identificarse a esta prototipa como Mortadela u Olivia, la esposa de Popeye. Deberíamos redefinarla como ¿Popeya? En realidad es una mezcolanza de ambas y de otros tantos personajes de cómic cañí que ella ha reinterpretado en su mismidad y asimilado como su propia realidad. La genuina Mortadela pasea sin rumbo por las calles santanderina luciendo un pelazo que ni Pocahontas, sólo que sin las puntas saneadas y con canas testigas vivas de la memoria histórica. Sus ropajes son del baúl de los recuerdos de Karina en una clara visión adelantada a los tiempos porque ella sabía que, antes o después, el revival con todo lo retro iba a reinstalarse en nuestras vidas. Y qué mejor que para no estar desprevenida que vivir inserta en él. Un rollo que la hace hippie y verdadera expresión de esa época de libertad no censurada. Sus gafas de culo de vaso aportan un toque personal a su rostro. Si bien no son unas maxiglamourosas de firma de lujo marujo, ella sabe aprovechar el tirón que el accesorio provisión genera a su total look.
Son muchas las leyendas que corren sobre su persona. La más extendida es que es una mujer rica que se dedica a buscar en basuras en sus ratos libres, que no precisa de ostentación sino todo lo contrario, y que hasta llega a pedir para labrar su propia biografía urbana. La verdad sólo ella la sabe, aunque sería increíble acceder a la vida sin dobleces de una persona tan misteriosa que no abandona los bolsos xxl ni sus andares atortugados. Y es que si es cierta su riqueza qué necesidad de estreses impostados.
Allá donde viva, palacio o chabola customizada, seguro que aporta su personalidad y garbos únicos e intransferibles. Porque tenga una cuenta corriente infinita o en números rojos, su mayor patrimonio es ella misma.


¿La conoces? ¿Sabes dónde encontrarla?
¿Puedes aportar algún dato o revelación?
Y si tienes alguna solicitud o propuesta de prototipo/a
contacta con el autor de este desvarío. Gracias.

miércoles, enero 30, 2008

Viajes a lo ajeno


Silencios. Miradas de quita y pon. Escuchas sin canon. Codazos sin perdones. Músicas descontextualizadas. Gritos indebidos. Pasajes de lo urbano. Ensoñaciones sin remedio. Imaginación al poder... Un suma y sigue de bajo coste el del transporte urbano. Ante la ausencia de realidad metrosférica hay que conformarse con autobuses de paso ligero. Y ni con esas me convence el sistema, porque el submundo del usuario busístico deja bastante que desear. Años en asientos de mala muerte y tiempo perdido en idas y venidas a lo cercano y lo lejano tienen la culpa de mi animadversión.
Hoy tras muchos andares, encuentros de lo inesperado y lo deseado, besos de cumpleaños, presentaciones con interés, charlas becadas sin pecado y un batido golosón, me convencí de subir a un cuatro ruedas de las calles y los barrios para volver a mi territorio sin más dolor que el del corazón, del todo integrado. Subido en el autobús no pude evitar imaginarme las vidas, miserias, fantasías, entornos, ilusiones, tristezas de los compañeros de viaje. Siempre he confiado en la realidad de los desconocidos, muy rica cuando uno hace un guión e incluye puntos de giro sin pedir permiso. Seguro que yo también soy fuente de esas elucubraciones ajenas. Sería curioso saber qué llegan a perfilar de mi ser con una impresión de asiento próximo.
Y por mucho que el trayecto sea corto mi mente se empeñó en dar vueltas y recuperó la teoría de los seis grados de separación, que defiende que a las personas nos separan como mucho otras seis en nuestro entorno social. Cada vez me resulta más realista, sobre todo en esta ciudad pañuelo que de poco esconde. Aunque los armarios sobran e inquilinos con ganas de cohabitar más...
Prometía hablar de Misses pero creo que las teclas se inundarían de bilis. Y en un día en que se anuncia la muerte del tomate no quiero usurpar un papel que otros tan bien hicieron suyo. Suerte compañeros en paro. Siempre os quedará salir a las calles a perseguir a los famosos micrófono en mano y no desde el altar de un plató o una redacción búnker. El tiempo nos pone a cada uno en nuestro sitio. Y el autobús nos deja en nuestro destino. Tarde, pero cumple.

martes, enero 29, 2008

De Miss en Miss

Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Gran verdad. El refranero siempre nos supera. Y los hechos niegan las palabras... Pero tanta reflexión viene a cuento de una nueva realidad que hoy entró en mi vida. Resulta que una bella Miss planea casorio más mágico que pomposo y cual generosa de la vida me ha permitido conocer la realidad de las alianzas matrimoniales y su contexto. Un gran regalo el suyo, porque así puedo integrarme en un momento que difícilmente interpretaré como protagonista. Por eso ser un secundario o cameo da regusto, porque uno sabe que no tiene responsabilidad y se espera de ti una sinceridad sin tabúes. Un lujo extrañamente al alcance de todos. Pero viendo el panorama dudo que me emocionara el momento alianza si fuera mi dedo y mi bolsillo el que se resintiera con la compra simbólica. Y es que, hay muchos precios y calidades, pero menos de 200 euros olvidarse. El verdadero enigma de la cuestión es la decisión o dicotomía del joyerío: oro amarillo o blanco. Este último es más bello estéticamente pero nos han instruido en el arte de su mala vejera y la necesidad de pasarle por el rodio para aguapar la joya. En cambio el oro amarillo es un clásico perenne, pero muy de boda Farruquitera. Eso sin entrar en los diseños, porque afirmo sin equivocarme que hacen auténticas aberraciones. ¡Y se venden! Así que el miedo me ha dejado poseso en más de una ocasión ante visiones indescriptibles. Con la promesa de futuras decisiones y consenso con su futuro esposo, Miss ha sabido que esto de casarse y pasar por el aro de oro no es tan sencillo...
Y entre pasos, comentarios, chascarrillos, escaparates, catálogos, visiones futuras y pasadas, encuentros por fases con gentes de lo conocido y lo humano, meriendas hipercalóricas pero necesarias, Jennys incontrolables, dependientas del 0 al 10, sorpresas sin envoltorio y hasta una visita relámpago... Así ha transcurrido una tarde de las que uno aprende, porque lo vivido y compartido siempre da el crecimiento. Y un yogur entre contextos necesita de eso, de vivencias que construyan un todo que aún hoy es cimientos...
Hoy será el día Miss. Primero porque la mía, MissUnderground, cumple años. ¡¡¡FELICIDADES!!! Uno más para su marcador particular que no desvelaré pero que no precisa de maquillajes, por mucho que a ella le chiflen. Como a mí sus looks banana, que realzan esos ojos únicos que no se pierden los detalles de una vida que nos da de sí en la medida que cada cual nos lo trabajamos. Y ella es una curranta que hace de su creatividad, su talento ilimitado, sus mañas polifacéticas, sus cariños incontestables, su sapiencia supina... Son su mejor patrimonio. Con suerte, al estar a su lado, algo se me pegará. Si no lo ha hecho ya. Porque tantos años juntos, con comienzos históricos y una evolución sincera nos han marcado a fuego. Gracias hermana. Siempre tuyo...
MissU tiene título y hasta banda y corona. Aunque desconozco si homologadas. Sí lo están los de esas jóvenes que proclaman guapas entre las guapas. Hoy si todo sale bien me rodearé de dos. Una polémica con su Bustillo hipercontextualizado, de nombre Ángela. Y una menos conocida pero histórica porque gracias a la denuncia de su compañera va a ser la primera en ir al territorio de Misses siendo madre de un hijo. Dos generaciones de bellas que esperemos dejen algún brillo de luz a los demás. Tendré que estilizarme conforme a las invitadas. Si lo consigo o no, lo sabremos mañana. En un nuevo contexto que siempre será justo y necesario reinterpretar.
Que el día no te supere,
supera tú el reto de vivir cada día.

lunes, enero 28, 2008

Recapitulando que va tocando


La ausencia da la pereza. La pereza da la apatía. La apatía da asco. Y al final uno no sale del círculo vicioso que impide que las teclas procreen. Pero siempre llega al rescate una fuerza supina que te coloca frente al teclado, en clara reclamación de su sueldo por pulsación. Y sus deseos son órdenes. Así que me toca hacer un remember de los últimos días sin noticias del servidor (aunque funcionara).

Nos quedamos en mi previsión de viaje a esa ciudad fría pero cosmopolita que es Bilbao. Tan nuclear, tan urbana, tan ella misma, con sus gentes afables o bordeables, que de todo hay... El cine homosexualizado me reclamaba en una nueva edición de Zinegoak, un festival que se afianza por méritos y deméritos propios. Como me había pasado de Rebajas y la tarjeta me pedía una tregua pensé en disfrutar de una doble sesión, porque sabía que a media tarde me reuniría con Neraka, una gran working woman. Así que me adentré en los adentros del cine y vi un doble programa de corto y largo, nada que ver con los dúos cómicos, como se entenderá. Y es que allí se entendía mucho, quizá demasiado. Pues bien allí que nos sorprenden con un cortometraje de nombre En el instituto, tal que así: Exterior de un instituto. Sentados en un banco un señor en la cuarentena y un adolescente acnéico. Ambos se esquivan y cruzan miradas. Pasados dos minutos el jovenzuelo lanza al papá oso ¿Me vas a ensañar la polla o qué?. Fin. Títulos de crédito mas que kilométricos... En la oscuridad de la sala, propia para entendimientos de toda clase, se mascaba la tragedia. Daban ganas de pedir hoja de reclamaciones porque insultar así al espectador... Pero, por suerte, el descalabro se arregló con el largometraje, Eternal Summer, que resultó un delicia para los sentidos y por mucho que los subtítulos en chino mandarín descajaran en la pantalla. Se trata de una historia de amor, cual cuento, entre dos jóvenes el amado y el amador en silencio, que verán cómo una chica rompe su mundo de subjetividades, miradas sin palabras pero con sentimientos, sus gestos de complicidad más que histórica... Quizá sea complicado hacerse con ella, pero merece la pena saber que hay amores que nos arrebatan lo más profundo y que la confusión es una enemiga a batir.

De una enemiga a mi amiga Neraka, que llegó con retraso pero llegó. El tiempo nos sobraba y tras hacernos con las entradas nos fuimos a cafetear. Nos lo merecíamos para que ella me pusiera al corriente de sus días. Que aunque la distancia no nos hace el olvido, el face to face nos da más sentido a nuestros encuentros. Y sin encontronazos volvimos a la sala para otra doble sesión. Llegados a la última fila, que no siempre es la de las manitas o manazas, asistimos a la inesperada presentación de Antonio Hens, el director del Clandestinos, el filme que nos esperaba. Quien no esperaba era un anciano setentero que con su cachava pasó por delante del cineasta y su discurso a la velocidad de la tortuga sin importarle la situación. Las luces se apagaron unos instantes, para volver a resurgir y mostrarnos que el vejestorio cachavizado subía con esfuerzo los escalones hasta llegar a nuestra final, la cumbre, su objetivo. Nadie daba crédito a su proeza. Nosotros menos. Como tampoco acabamos de acreditar la calidad de La carta del amigo, un cortometraje realizado con menos medios y menos talento que los de nuestra generación universitaria. La idea era contraponer el amor de un miembro de ETA primero con un español y después con un euskaldum, representado por la lectura de la misma carta primero en castellano y después en euskera. Sin más. Un corto, corto. Larga fue la película, que personalmente esperaba como agua de mayo, pues su director firmó el aplaudido corto En Malas Compañías, donde se representaba el submundo del ligue en baños de centros comerciales. Marcó mi despertar a la gaydad y guardo grato recuerdo. Por eso sabía que encajaría con la película que narra las vidas de unos jóvenes conflictivos, uno de ellos intregrado supuestamente en la kaleborroka y enamorado de un líder de la banda etarra. Las circunstancias dan pie a desencuentros y a demostraciones de amor descarnado a través de la brutalidad y el desconocimiento de las ideologías. Es una película con claroscuros y momentos delirantes, violentos, incomprensibles. Al verla uno puede pensar que la redención es posible y que hay temas en los que mejor no mezclar churras (muy retratadas) con merinas. A mí me gustó, pero no se puede decir que sea una película de mayúsculas. En breve, en cartelera.

Después de tanto visionado merecíamos una recompensa, esto fue saltarme mi dieta y atacar un kebap. Con el glamour añadido de la compañía de una perra llamada Barbie. De allí fuimos a un Casco Viejo muerto en jueves, lo que da paso a la memoria histórica y esas jornadas non stop. Todo cambia. No que nosotros nos dejáramos caer por Lamiak en busca de la sangría más cool de aquellos lares. La noche caía y nosotros rendidos. Así que el viernes pedía guerra y tampoco se la dimos. Básicamente fue muy hogareño, entre tierna infancia, conexiones a Internet, recados y compras hacia lo cultural... Todo para preparar el regreso a casa junto a Neraka y su Nerako particular. Tuvieron a bien salvarme del autobús de (F)Alsa -SemiSueca's copyright- y dejarme en Santander para trivializar con mis ladies Cantabria. Lo que se prometía una sesión semiprofesional y de lluvia de ideas se convirtió en un repaso de intimidades y anécdotas varias. En nuestra salsa.

Y sí, esto es demasiado largo. Por eso cierro con un resumen sabatino. Visionado de XXY, imprescindible para cinéfilos, por su emotividad contenida, sus mensajes subliminables, sus paisajes polisémicos... Fui solo pero la paradoja me puso en mi misma fila a dos conocidas que llenaron mis miedos de soledad mal entendida. Muchas llamadas en silencio, no como un móvil que politoneaba la proyección, me daban a entender que tendría plan posterior. Y fue junto a Neraka&boy, con los que compartí picoteo, charloteo, paseo, cotilleo... Y sin mareo. La noche se cierra con la visión de SúperObregón, una number one muy enviada por ese efebo que le da vida a su colcha interior. Llega el domingo, el día del nadismo y sin planificación surge un encuentro-paseo infinito con SemiSueca, la mujer beca, que alegra a cualquiera una tarde oscura y de nieblas internas. Tanto ir y venir nos han surgido mil ideas que, entre sueños, quizá plasmemos con más calidad que los cortos que llaman a un vídeo casero ídem. Juntos hicimos parada sin fonda en Copi's World para comprobar que nadie se ha tragado a esta musa de la alegría y la espontaneidad. Es del todo única y necesaria. Como lo era volver a darle a la tecla. Y respira, que esta lectura interminable ya acaba...

jueves, enero 24, 2008

Uno más uno son siete

Una persona parca en palabras llamada mi hermano me preguntó hoy: ¿Qué es la promiscuidad? Promiscuidad eres tú, le respondí. Pero no. En realidad le es más que fiel a una novia que bien podría protagonizar Sin Tetas No Hay Paraíso. La pena es que mi hermano no es ni de lejos como su galán, el inconmensurable Miguel Ángel Silvestre, el chico más más guapo que yo he visto en persona y que me dejó sin palabras (y sin babas) durante una entrevista. Al hilo de la conversación con mi hermanísimo me dio por reflexionar. Y eso puede tener consecuencias de todo tipo y condición. En este caso me ha sugerido un tecleo muy vinculado a mi última lectura, 'El Diario de JL', de Álex Rei. Se trata de una recopilación de contextos personales y sexuales de un protagonista que tiene una chorboagenda que se cotizaría a precio de oro. Evidentemente JL es un estereotipo real que no pretende representar ni visibilizar a nadie. Y es que cuando se confunden ficciones y realidades hay quienes tienen la mala baba de tomar el ejemplo como el todo. Y no, no, no. Que los típicos tópicos están bien para amantes del reduccionismo pero hay que tener la mente más abierta y considerar las identidades diversas del mundo mundial.
Esto ya me suena a discurso previo anti zorrerío, pero no me importa. Mi mente ilusoria siempre ha apostado por el ideal amoroso vendido en películas, series, novelas... Tanta presión que uno acaba esperando que en su vida ocurra un capítulo de galán, cochazo, cena con velas, paseo romántico y petting sin intención porque la mirada sucia se tapa con las lentillas. Pero nada, los muros de la realidad niegan las grandezas y hacen que nos consideremos con miserias cuasi de baratillo y que nos engañemos con la nada como si fuera un todo. Aún así, de ahí a pasar al cancaneo sin límites y al recuento orgulloso de los líos hay un trecho y nada estrecho. Quizá el estrecho sea yo, seguro. Pero es que lo de la promiscuidad no va conmigo. Respeto a los promiscuos, eso sí, a los que no tienen lazos de ninguna clase con un él o ella. Pero ya se sabe que el engaño es un recurso de uso masivo. De ahí que las dudas posean a más de uno y de una que se deja llevar por las malas experiencias y aplican que todos los ladrones son unos cabrones (porque son de misma condición).

Un buen vínculo a la materia sería el tema de Internet, terreno de lujo para los promiscuos confesos y ocultos, porque pueden hacer un juego muy de oca a oca y tiro porque me toca... Y los que tienen webcam ya aprovechan para el calentamiento previo. De eso bien sabe Ángel, bailarín de ¡Fama! al que le han hecho el flaco favor de hacer público un vídeo en el que practica amor propio y pasea su cuerpo serrano con final apoteósico que bien utilizaría una amante a las cremas seminales. Quizá lo suyo era un desahogo sin promiscuidad pero me consta que algunos más que desahogarse se lo pasan bomba con estas prácticas que tienen a la red como testigo. Si algún día hablara...
Y así, con el sentimiento de mi ilusión de un amor que no llega, quién sabe si por retrasos del transporte público que está fatal... Hoy me lanzo en una minivisita bilbaína para coger aire, celebrar, ver cine de culto, pisotear otras calles, charlar por charlar... Estas desconexiones de ida y vuelta son del todo necesarias porque te permiten visionados de lo ajeno y reflexiones de lo propio. Los resultados en próximos capítulos.

miércoles, enero 23, 2008

Palabras temáticas


La entrada en blanco asusta, por eso hoy no tenía intenciones de darle a la tecla tras un día de dolores de cabeza y ese malestar que incomoda pero se acomoda. La paradoja hecha dolencia. Pero casi de la nada varios temitas se han agolpado en mi mente y han pedido un vómito blogero. Así que los deseos de mi psique son órdenes y el resultado es...

  • Anonadado. Así me he quedado al conocer la muerte repentina de Heath Ledger. Con sólo 28 años causas desconocidas, que apuntan a sobredosis, han finiquitado sus alas como actor de campanillas. Su actuación en Brokeback Mountain me llegó hondo, ese vaquero gay que hizo único. Y yo que fantaseaba con una segunda parte en que la felicidad, por fin, llamara a su puerta. Pues nada, todo se trunca y según dicen el desamor tiene mucho que ver en esta historia. Una pena. Descanse en paz. Y desde hoy una estrella del cielo brillará más fuerte.

  • Indiferente. La nominación al Oscar de Javier Bardem para mí ni fú ni fá. Me alegro por lo que supone para nuestro cine más que por él, porque sinceramente es un tipo que me cae gordo. Aunque diré a su favor que profesionales de la interpretación me han confirmado que a día de hoy el hijo de la ínclita Pilar sigue formándose, no como otras que consideran que el método se aprende haciendo escenas de cama (impostadas o no) o rodando anuncios de laca. Suerte para Bardem y para nuestro cine, tan denostado.
  • Sorprendido. La suerte es pasajera, traicionera, injusta... Pero hay quien la tiene de cara quizá porque presume de eso, de cara. No dudo que ello ayuda y mucho a Nacho Vigalondo, un cántabro que llega a la meca de Hollywood de nuevo, esta vez respaldado por Tom Cruise, cuyo estudio ha adquirido 'Los Cronocrímenes' para hacer un remake yanqui. Una buena noticia que esperemos dé alas a la distribución de la película, aún no colocada en nuestras carteleras. Seguro que fracasa pero él se lo lleva calentito.
  • Asqueado. El tema Sarkozy-Bruni me parece de lo más aburrido. Aplaudo que un presidente viva su vida sin esconderse y si apuesta por una cabaretera del siglo XXI pues allá él. Pero es que los analistas se ponen de un profundo y un moralista que tira para atrás. El francesito con alzas ya sabía de antemano en qué terreno farragoso se metía al cohabitar con la modelo cuasi nudista. Sólo él tiene potestad para el manejo de su intimida y eso no es una cuestión de Estado. Se pasan y mucho, quizá por la falta de morbosidad en la política patricia. Y es que la tensión sexual no resuelta entre Espe y Gallar parece haber explotado para mal. Con alguien tenían que cebarse. De paso echamos porquería sobre el vecino. Que nos gusta un cotillismo.
  • Ansioso. El tema dieta lo llevo mal no, peor. Y eso que como. Pero al ver las grasas de lejos como que las echo de menos. Puede que piense demasiado en ello y el día tedioso. No sé lo que aguantaré en el propósito de kilos fuera, pero seguro que menos de lo deseable. Aún así los comentarios desmoralizadores de entes ajenos no ayuda en nada. ¡Lucharé!
  • Enamorado. En una búsqueda intensa en flickr hoy he vuelto a caer rendido a la belleza supina de las Blythe, unas muñecas únicas que te atrapan con esa mirada intensa, esa capacidad de descontextualización, esos estilismos en tendencia, esa tendencia hechas ellas mismas. Me pierdo en la infinidad de imágenes y sólo deseo poseer este tesoro en femenino y miniatura algún día. Aunque MissU es cual ellas en carne y hueso, con un magnetismo idéntico y ella lo sabe.
  • Escéptico. En una tele local con una cara demasiado visible debatían hoy sobre el ligue en Internet. Qué decir tiene que no puedo negar esta modalidad que, en el paso, me granjeó amores clínex. Pero hoy en día dudo y mucho de la capacidad de esta táctica como medio eficaz en pro de una relación estable, mi objetivo cardiaco. Las malas experiencias propias y ajenas quizá me posicionen en demasía pero pienso que la magia del careo, el tonteo y el hormigueo instantáneo es insustituible.
  • Sufrido. Suscribo palabra por palabra lo escrito por SemiSueca sobre la falta de respeto al peatón en los pasos de cebra. Hoy, juntos, casi nos arrollan por partida doble. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Todos tenemos prisas pero es que hay conductores que se olvidan de su pasado como sufridores de la acera. Esos puntos al viento que no se notan... ¡Todos somos peatones! Solidaridad al volante.

Y esto es todo amigos o enemigos, que de todo puede haber en la viña del señor blog. Que las letras nos unan, la desunión ya la practican bien o más otros. Haz inolvidable tu día.

martes, enero 22, 2008

Días que pasan


Ante la apatía ninguna medicina mejor que la vuelta de tuerca al mecanismo del yo mismo y, otra vez como nuevo. Aunque siendo lunes el remedio no es de eficacia inmediata y precisa de un empujón final, quizá a modo de grito de la santa madre. Así los ojos abandonan su pasión hacia el infinito y retornan a la locura de subidas y bajadas con leves choques irresueltos. Una metáfora más de la vida. Hoy comencé mi día de vida con un objetivo, más bien despropósito, el intento de dejarme poseer por una dieta. Todo sea por la salud, porque mis análisis indican que mi sangre está en horas bajas (más bien altas en lo indebido). Y no hay más que ponerse manos a la obra e intentar cambiar de hábitos alimenticios, porque cuando no se tienen uno necesita de solución antigrasas que ni el Fairy. Me he puesto en manos, aunque sin rozamiento, de una nutricionista que sabe del asunto tanto como Charo Reina, sólo que ella tiene unas líneas de trabajo que no sé qué o quién le proporciona. Así que se limita a alarmarte con el índice de masa corporal (ni que fuera un modelo) y no para en recomendar mil historias previopago para conseguir el fin. Un timo cochino. Me limitaré a cambiar algunas pautas y a no comer, con lo que espero canalizar mi ansiedad en otra dirección... Y dado que el tema cuerpo a cuerpo tampoco me pertenece, me prohíben los frutos secos, no fumo... Me veo yonky de la nada. Y qué más da sin son cosas de la edad. Los progresos vía báscula, en su farmacia. Iluso yo.
Pero no todo son menudencias proanorexia. Hoy también supe que mi vecina estrafalaria, alias la mujer péndulo, se dedica a subir y bajar con nocturnidad y alevosía las escaleras de mi comunidad. Descalza, cual mártir, ella necesita de recobrar energía y potenciar sus glúteos. Pero que digo yo que más de un vecino puede sufrir un colapso al encontrarse a semejanta personaja a deshora y haciendo un ejercicio impropio. Quizá es que el tema cama esté encasillado y el desencasillador que la desencasille buen desencasillador será... Es que sino, no me lo explico. Pues sí, que el insomnio es muy malito, pero de ahí a hacer cosas extrañas en dependencias comunes. Incita a pensar que los coqueteos de la doña con un grupúsculo llamado Mente Activa ha acabado con sus neuronas lúcidas. Aunque no seré yo quien cuestione esa lucidez, porque lo que de mí se puede decir... Así que cuando las barbas del vecino veas cortar pon las tuyas a remojar. O reinventado, cuando las neuronas de la vecina veas peligrar saca el péndulo que todo lo va a arreglar...
Y el arreglo llega, porque sin esperarlo surgió un encuentro con SemiSueca friolera, una mujer que es capaz de descubrirme siempre mundos inimaginables. Mi mente corta en sí misma desconocía muchas, pero muchas, de las posibilidades de esto del blog. Ella ha sido ponerse y en un día tiene un grado de conocimiento que alucino, vecina. Así que si alguien percibe alguna novedad es todo gracias a sus consejos y pareceres. Juntos hemos pasado una tarde frente al pecé, tan dolorido o lleno de viruses que en cualquier momento intuyo estire la aleta y diga adiós con el corazón, que con el teclado no puedo...
Nos resultó un rato de lo más ameno, con diatribas sobre los colores en pantalla, los enlaces, las encuestas, los sí pero no... Al final tendremos un masterblog. Y sin beca. Cachis. De ahí que para desconectar nos diera por jugar al Allá Tú, con un Jesús Vázquez cual gaeyperman, pero con la intríngulis del plató. Curioso y entretenido, aunque en grandes dosis cansa más que una coreografía de Marcos, el freakydancer de ¡Fama!. Pero tonteridas aparte, no hay como darse a la charla y al mimetismo singular con una mujer amante del frío que te hace una tesis sobre el hielo en cero coma. Pena que retorne para su allá, pero su cuore manda. Dividida se irá y más que nos dejará... Y yo dejo esto porque si sigo tecla a tecla de aquí sale un absurdez de dimensión extralarga. Si has leido con interés, gracias. Las quejas vía mail. Que la Diosa te dé fuerza.

lunes, enero 21, 2008

La guia cansa

El tiempo es veloz. Las páginas del calendario vuelan como el viento. Sin rencor. Por eso no hay que dejar que el ritmo de los días te atropelle y uno se quede en su sofá mientras mira la vida pasar (Fangoria, dixit). Así que estos días me propuse estar lo menos en las cuatro paredes que cincelan mi rutina y darme a las calles. Ayudó el papel de anfitrión con P, una amiga que hacía siglos no veía face to face. Y con ella comprobé que da gusto cómo con ciertas gentes la química es del todo atemporal. Porque el común es que las relaciones y el trato se congelen y nada vuelva a su ser con personas con antigüedad. Con P eso nunca sucede porque tiene una vida en sí misma, una capacidad parlanchina, una mirada especial... Me identifico mucho con ella, siempre hemos cuadrado a la perfecto.
Elevados al cuadrado nos dispusimos a tomar Santander con paradas en todo tipo de comercios, pero depositando nuestro interés en la genuina Pepita Pulgarcita, del todo ella, por mucho que saliéramos con las manos vacías. Más tarde nos dimos al engorde en un italiano que nos cebó con menú de bajo coste. Así que el propósito de enmienda nos atrapó y decidimos caminar sin fin hacia El Sardinero. Da gusto poder reencontrarse con tu propia ciudad, sus paisajes de postal, sus ruinas y sus magnificencias, sus aguas oníricas... Aunque constaté que soy un pésimo guía, que desconozco la historia contable con sus dimensiones de interés, que las leyendas se perdieron en mi memoria... Vaya, nunca me dejaría encaminar por alguien cual yo. Pero P me sufrió sin rechistar y yo agradecido. Y emocionado. No podía decir más que gracias por venir...
El tiempó pasó y dio pie a una minicumbre universitaria con el encuentro de Leti y Albina. Con ellas, entre granizados, gominolas varias y vueltas sin rumbo trenzamos un repaso a nuestras vidas que ni Hormigas Blancas. Ahí es cuando las confidencias, las risas sin enlatar, las bromas internas, el critiqueo de lo ajeno, la búsqueda en la memoria selectiva... Todo cobra sentido. Pero, una vez más el tiempo y sus prisas nos recordó que la cumbre llegaba a su fin y los ponentes debían retornar a sus espacios propios. Entonces Alba y yo nos acoplamos hasta hacernos visibles en la jaula de oro de Copito, que sufrida como pocas se prestó a un desfile previo a su salida desenfrenada. Ahí nosotros nos retiramos porque jugamos en otra liga. Y cada uno pues liga como buenamente puede. O le dejan. La noche se cerró entre pasos miles hasta mi cama vacía. Y con ella, el fin.
Como odio los domingos más me vale por mi mismidad buscar una distracción con mayúsculas que se salga de la lectura de la prensa y el buceo en la red. Mi rutina. Así que hace ya unos días me programé para ver en teatro El método Grönholm. Mi prima y su chico se unieron al plan y juntos en triada procultura nos plantamos en Torrelavega, la ciudad de la contaminación y las tiendas de zapatos. Antes de ver las tablas nos tomamos un algo pero descontextualizados porque caímos en un bar de futboleros testosteronizados y con el umbral de la educación por los suelos. Allí hasta vimos a hombres fantasma, mascullando soledades ganadas a pulso. Pero ésa es otra historia y no me pertenece.
Y llegó el teatro y con él una obra intensa, pensada para pensar más que para entretener por entretener. Un error ir con ideas preconcebidas por la película porque nada ni nadie es lo que parece o lo que se espera de él. Merece la pena dejarse atrapar por un texto cimentado en cuatro artistas hechas personajes que nos trasladan la dureza de un submundo, el laboral, que a veces juega con sentimientos, ilusiones, planes... Sobresaliente para el elenco (María Pujalte, Jorge Bosch, Jorge Roelas, Eleazar Ortiz) que juegan un partido de dobles sin desperdicio y con más altos que bajos. Un suerte que haya posibilidad de ver una historia así, por sólo diez euros y sin columnas antivisibilidad. Genial. Y de vuelta a casa a seguir interpretando el papel de nuestra vida, en la que no faltan los trepas, los falsamonea, los ingenuos, los engañados... El pan nuestro de cada día, que nos alimenta. ¡Buen arranque de semana!
LA FAMILIA CRECE. Afortunados seremos los lectores de tres nuevas miembras de la dimensión blogera. An y sus historietas de autobús que tanto nos darán que pensar, con la fuerza literaria de esta santoñesa que llegará donde se proponga... La SemiSueca que no duda que el frío no derrite y menos su personalidad, única. Un placer que se sume a esta familia de la tecla. Con sus vivencias, saberes becados o no, sus visiones con sentido del humor, hallazgos en celuide. Dará que hablar. Y qué decir de mi Neraka, que ha sucumbido a mis plegarias y arranca vida nueva con blog ídem. Aportará su propia frescura, sus historias para sí reír, sus freakismos necesarios y comprensibles... El mundo blog atrapa. Y bienatrapados los que se dejen atrapar por los tecleos en red. ¡Suerte!

sábado, enero 19, 2008

Los años hacen la diversión

Los años pesan y lo de tener fines de semana locos quedó en el olvido. Quizá nunca viví la locura en mayúsculas y por eso no he hecho nada para evitar el desapego con una forma de ocio de fin de semana que ya no me pertenece. Ahora las señoras pintadas hasta las cejas de cincuenta años con ganas de carne fresca olvidando matrimonios o divorcios nefastos tienen más fuerza de voluntad para trotear y pasear el tacón que yo. Me quedo con los tranquiplanes casi como las pastillas de nombre próximo. Hoy tuve tarde de paseo, compras y cafeteo. Sin necesidad de grandezas, con una compañía más que buena el éxito está asegurado. Lo aseguro.
Aún así viendo a la chavalería con ganas de alcohol en vena se vienen a la memoria tiempos pretéritos de cachis, litros y kinitos... Esas formas de convivencia junto al vaso y la botella que nos proporcionamos estas generaciones del todo vale. Pero de todo se cansa cualquiera, salvo la masa poligonera, y el tiempo y esa tan traída madurez nos conduce a un ocio con sentido propio. No sé si el que yo practico lo tiene, al menos sí para mí y eso es lo que cuenta. Que cada cual se las componga con sus propios gustos y haga de su capa un sayo. Como si se sube a la plataforma y se crea una performance. No me ha dado tan fuerte, aunque siempre tuve una vena carnavalera y artística un tanto velada.
Pero no es cuestión de filosofar o teclear sin rumbo sobre la cuestión porque sólo me sirve para constatar que estoy mayor y que me gestiono los días de forma diferente a muchos de mi quinta y eso aún me sigue chocando. Es una nueva reedición de sentirse elefante en la cacharrería o bicho raro, raro. Pero mientras no me juzguen. Con la libertad empleada a gusto no hay más que decir...
Aunque diré que en esos almacenes de un señor rico de más con una hija montada a un caballo pero cercana al populacho por ser dependienta en una tienda de papá, tiene unos precios de escándalo. He comprado una camiseta estrafalaria cual yo por 2 euros!!! Y dos más por 6 que ni yo mismo, comprador activo, podía creer. Así que qué más da lo que haga este fin de semana, con saber que tengo el armario lleno de posibilidades que explorar y explotar, el resto no importa.
Feliz fin de semana de relax, pasión, estudio, tos, confesión, tentación... Llena tus contextos, ¡llénalos!

viernes, enero 18, 2008

Juntos, llueva o no

Los días lluviosos tienen encanto. Hay que saber buscárselo o rodearse de las circunstancias necesarias para ello. Hoy después de trabajar y poder expresarme casi tan libremente como los radiopredicadores, me adentré en la fauna urbana de esta Santander profunda. No tuve más remedio que claudicar a la necesidad del transporte público y retomar el viaje en autobús masificado. Sigo considerando incomprensible que nadie haya educado a los usuarios a la necesidad del orden, de la formación de filas y de la entrada al vehículo sin empujones ni sobresaltos. Pero nada, no aprenden o no quieren. Suerte que tuve de evitar la presencia de Jennys poligoneras que tanto daño hacen al colectivo teen y que encuentran en el bús un espacio de esparcimiento absurdo, propio para su absurdez supina.
Superado el trance busístico pude regresar a mi hogar de extrarradio, donde siempre me he sentido elefante en un garaje... Pero tuve suerte de no caer en el ostracismo y mi agenda me recordaba que esta era la tarde de las Reinas Majas. Mis adoradas Copi y Albina y tecleador nos debíamos los presentes navideños. Tras retrasos, caminatas, recriminaciones, dudas... nos escondimos en un café, el Tragaluz, que nunca mejor dicho te traga y te hace casi subterráneo en un ambiente cargado de más. Igual daba que daba igual porque lo importante era la compañía, las charlas con y sin sentido, las ilusiones ante los paquetes por abrir, las sorpresas desveladas... El balance más que positivo, pero lo material no es lo reseñable, sí lo mucho que se puede disfrutar con gente cercana, con la que se comparte y se crea una intimidad que va más allá de las palabaras, con las miradas cómplices, los guiños de cariño... Sencillamente, genial.
Pero el hambre gritó en nuestras entrañas y al contrario que las modelis sufridas de su mismidad polianoréxica, nos dimos el regusto de un kebap inmenso que alimentaría a más de un superviviente en horas bajas. Y allí más risas, confidencias, secretismos, planes al viento, viajes sin vuelo, recuerdos sin goma de borrar... En momentos así hay que sentirse afortunado, cuando sabes que eres para alguien, que en su vida la tuya suma y así sumamos todos. Porque la amistad de verdad es matemática. Así que sólo queda reservar espacio en el disco duro para estos contextos únicos que jamás se podrán rescatar. Porque cada contexto, momento, encuentro, es diferente, tiene vida propia y se convierte en único e intransferible. Es una suerte poder dar fe de ello. Contextualicemos, pues.

jueves, enero 17, 2008

Marcianos en el paraíso

Pisar el contexto equivocado o el desconocido puede ser o un rotundo error o, todo lo contrario, el acierto inesperado. Hoy tuve esa suerte cuando entre paseos con una Miss auténtica y con banda -no de las de todo a una euro y pechera, sino musical- dirigí mis pasos a un centro de esa edad de oro, que es la tercera e ilimitada. Como en un palacio propio los mayores tienen todo lo que necesitan para que sus vacíos se llenen de una vida que degustan afanados. Se les ve felices en grupos mixtos, superadas las barreras del sexismo que tanto habrá marcado sus biografías. Algunos hablaban, otros leían, otros jugaban a las cartas, al billar o al noble coqueteo con ojos de adolescentes resabiados -ellas con maquillaje de más, ellos extra perfumados-. Un espectáculo auténtico el visionado de sus tiempos de ocio con sentido, en grupos, de forma tan tribal -y nada tribial-. Algunos muy suyos, del todo cerrados y con inquina hacia los enemigos. Otros más amistosos y buenrrollistas, con capacidad de un aperturismo tan poco común en estos días de cerrazones a cal y canto.
Al entrar me sentí más observado que nunca en mi vida, claro que al compararla con las suyas quizá no he tenido tantas oportunidades de exposición masiva. Así es como dije, cuidado amigo eres un marciano y esta masa ingente de hombres y mujeres encanados sienten peligrar su territorio. Pero para su bien no se encontraron con un predicador de la Cienciología ni con un vendedor de seguros de vida, con la guasa de ello. Pero sus miradas desconfiadas demostraban que aquél lugar les pertenecía y que miembros extraños y sin previo-anuncio no eran gratos en el ambiente. Menos mal que la visita fue efímera, pero valió para que mi inconsciente se planteara qué será de mí en la senectud. Y pensé que la revolución estaría más instalada y que ni a la vejera se habrá bajado este ritmo infame que nos persigue y nos demanda más y más.
Los allí presentes no parecían achacados, pero sus dolencias crónicas ya tendrían. Y yo me niego. Llevo mal el dolor y no soportaría hacer la ruta de la recetas. Claro que plantearse estas cosas siendo un joven casi por estrenar, en todos los sentidos, aunque subraye el casi... Pues es injusto y absurdo, ciertamente. Porque los juegos de hipótesis, visiones futuristas y demás no conducen a nada, sólo a rellenar ilusioriamente fantasías propias. Más vale jugar a las realidades, reinventarlas o explotarlas para construir nuestro yo desde los cimientos. Y estos mayores han hecho de la recalificación su arma, con resultados muy cuquis.

miércoles, enero 16, 2008

El imposible medio limón

Esta melancolía ha acampado en mis poros, tan sufridos con este frío pelón. Y sólo puedo escribir de amor. Más bien del no amor. Y amplío mi tesis del proyecto no resuelto o inexistente hacia una bifurcación lógica, el objeto del amor. El quién, el papel co-protagonista, la media naranja o el medio limón. En la albañilería del corazón uno busca la masa perfecta para que la ansiada construcción del algo común sea del todo menos efímera. Pero la búsqueda o el encuentro inesperado son caprichosos y no siempre nos disponen ante entes efecto sonrisa profidén y mariposas de colores.
Así que es muy común fijarse en imposibles, esos que en los cuentos y en las películas americanas dejan de serlo y propician el final más que feliz. Pero lograr ser un feliciano de la vida es difícil porque cada cual tiene unas expectativas reales de lo que necesita como como pareja o dúo bienavenido. Llegado el momento si uno se conforma con cualquier menú, allá tú. Pero siempre la ensoñación verdadera y profunda no abandona y sigue anclada en la necesidad amatoria. Y es mi caso. Siempre me he enamorado hasta las trancas y barrancas de imposibles que representaban el todo de mi ideal y me he dejado querer por oportunos presenciales que recogían las migajas de la angustia irresuelta. Todo ello en un querer tóxico, cero idílico.
El imposible me persigue o yo le persigo a él. Ésa es la cuestión. Nunca he sido mister exigencias, pero sí puedo considerarme de gusto particular. De modo que mi gusto nunca ha quedado colmado y sí el de las otras mitades que apostaron por este tecleador con sentido propio. Pero sigo soñando y revisionando mis no vivencias junto a esos amores pasionales, sin freno, desde el estómago que nunca cristalizaron. Amar sin ser amado o vivir en un sueño irrealizado.
Así que ahora aspiro a que el imposible diga ¡Presente! y derrumbe, por fin, mi historia de los ideales evaporados. Porque soñar es gratis y para todo lo demás hay que pagar salvo que seas hijode...

martes, enero 15, 2008

El NO proyecto


Hay más palacios que el Real y más princesas que Letizia. Incluso algunas no llevan Z y prescinden de asesores protocolarios y estilísticos (esos que de nada sirven). Hoy tuve una recepción en casa de una feliz mamá, que junto a su pitufina, dibujan sonrisas infinitas en sus bienhallados invitados. Y allí, confirmé un hecho. Hay quien apuesta por un proyecto vital y da pasos certeros hasta que lo consigue. Serán los años o que siempre me he rodeado de amistades de una generación superior, pero veo que se cristalizan las necesidades vitales de tantos seres queridos que me doy cuenta de mis carencias. En mayúsculas.
Entre amistades bien casadas, bien enmadradas, bien arrejuntadas, bien ennoviadas, bien ilusionadas... Tanto bien, tanto bien y yo a verlas venir. Quizá nunca tuve proyecto vital o personal y si lo tuve no fui consciente, pero es ahora cuando lo añoro. Siempre ocurre con lo que no se tiene o lo que uno recuerda difusamente y se escapó de las manos. Evidentemente aquí vinculo del todo el proyecto a una estabilidad o relación de pareja. Soy de la liga de los ilusos, de los que se emocionan con nada y a los que todo les abruma. Ahora he cerrado las compuertas de mis adentros porque sé que piden a gritos una presencia presencial. Ni tan siquiera ha pasado alguien huyendo después a por tabaco. No. Los tránsitos no siempre favorecen pero en el plano sentimental te niegan. Y la negación es ocultación y la pescadilla se muerde la cola... Y vuelta a empezar. Quizá ahora debiera empezar, dejarme encontrar por otro yo que no sea yo mismo. Si la unión hace la fuerza, por qué no forzar un proyecto hecho añicos o disuelto entre lágrimas de pasados irresueltos.
Tanta filosofía de mis dedos ya casi dormidos por el tiempo de desuso me subleva, pero me recuerda que así, con escritos al viento virtual, todo imposible deja de serlo, porque la imaginación vuela libre, con alas sin complejos ni tormentos. En busca quizá de ese proyecto que espera a la vuelta de la esquina agazapado, sin dar una voz más alta que otra. El que no se espera pero sí se necesita. A flor de piel.

domingo, enero 13, 2008

De imposibles e injusticias enjoyadas

Dicen que Madonna es la reina de la reinvención. Sabia como pocas, cada disco, cada novio (ya marido dudoso), cada adopción... Todo en ella es nuevo o revisionado, pero siempre diferente. Y a los pobres mortales submileuristas o más sub de lo sub también nos llama eso de deconstruirse para volver a surgir de una ceniza o un escombro. En ese proceso poético me encuentro, porque cuando la vida (que no la visa) te pone en la diatriba del cambio poco puedes hacer.
Tras tiempos de taquicardias, desfiles de inmundicias hechas tendencias, actualidades viciadas cuando no viciosas y egocentrismos empresariales para ayer, lo cultural me reclama en este momento de remanso personal. Lo que me viene a confirmar que hay más posibles de los que uno imagina y que ese Santander negado existe si uno sabe buscarlo. Poco a poco voy en su encuentro y merece la pena disfrutar de sus bonanzas.
Este viernes tuve la suerte de asistir a una obra del todo inusual. Su nombre, 'El Oratorio de Aurelia', toda una creación de Victoria Chaplin, nieta del mismo Chaplin. Aquello era un cúmulo de propósitos sobre la imaginación en todas sus vertientes, jugando a la irrealidad fantasiosa que a menudo se nos escapa. Aires de circo finolis, con contorsionismos imposibles, acrobacias y trucos efecto boca abierta, risas sin lata... Mucho en poco tiempo para hallar las marionetas interiores del yo profundo. Merecía la pena, con o sin invitación.
Aplausos y más aplausos. El verdadero sueldo del artista que sabe depende de unas palmadas del todo subjetivas, para bien y para mal. Y una vez fuera del teatro, en este caso el Palacio de Festivales, tuve la sensación de injusticia. Al ver a tantas señoras mayores enjoyadas y ensimismadas en abrigos peludos vi que esa gente no llega a la esencia del arte mayúsculo. No son más que abonados a la causa social, desamparando la realidad virtuosa del espectáculo. El poder que todo lo corrompe, más en ciertas escalas que pasan de puntillas por el mundo real.
Este mundo da asco. Así que reinventar el contexto es del todo justo y necesario.

martes, enero 01, 2008

La vida sigue ¿igual?



Arranca un año nuevo y arranca este nuevo proyecto personal en el plano blogeríl. Sin la necesidad -ni las ganas- de mirar atrás, pretendo volver a la ventana virtual, al desahogo vía tecleo sin sentido, al encuentro inesperado con amigos y amigables, al repaso sin censura de lo vivido y lo soñado... Una terapia de gratis y autogestionada que siempre tiene efectos positivos si no se escapa el asunto de las manos...

Podría aprovechar la oportunidad para balancear sobre estas fiestas de quita y pón, pero prefiero mirar hacia el futuro y sin más desear bondades para este 2008 cuasi virgen. Por delante tenemos la apasionante tarea de escribir sus días y pasar las hojas del calendario. Muchas horas por descubrir, momentos por disfrutar o aborrecer, personas que integrar o despegar de nuestro imaginario humanizante... El reto es atractivo. Más cuando se puede compatir con gentes deseables que, más allá del contexto, ponen la sal a nuestra vida. La pimienta ya la ponen otros. Gracias y (Re)Bienvenidos.