domingo, febrero 27, 2011

Retrat...oh!


Navego entre contextos y dudo qué es cierto. Están los que son pero faltan. El verbo es frágil. Y el hecho insuficiente. Me ahoga cada instante que no me pertenece. Aferrado a los sueños, quereres y sientes... Infeliz de compromiso o abnegado ante el presente. Quiero escapar. Correr. Volar. Llegar lejos. Y a vista de pájaro juzgar si compensa todo esto.

Pesa lo efímero, irreal y molesto. Preso de desdichas, lamentos confesos. Tanta tontería que invalida el resto. Sabio en teorías, becario en arrestos. Cansado de bailar a solas. De despertar sin besos. De encontrar refugio en escribir palabras o versos.

Vencido por la desgana. Por la autoestima exiliada. Por complejos que hacen honores a su nombre. Condiciones no me faltan para ser el hombre imperfecto.

No basta con asumirse, dicen que hay que quererse... como poco.

viernes, febrero 18, 2011

Flashback


Lo juro. Pisé aquél asfalto. Barrí aquellas baldosas roídas. Compartí espacio-tiempo con él. Y con ella. Para tantos era sólo un número. Para mí sólo un perfecto desconocido abriéndose al mundo, al vivir. Era presente y lo siento tan pasado... Por agua, en ocasiones de lágrimas. Por sangre, de caídas tontas. Por diccionarios de palabras estimulantes. Ajeno a preocupaciones. Inocente por contrato. Un corazón en oferta. Unos ojos inquietos. Tanto era que no era nada. Ni nadie.
Hoy escalo la montaña de los recuerdos y una niebla intensa tapa la inmensidad. Negando momentos, borrando personas. Incrédulo biógrafo. Peor ensayista, siempre coqueteando con el error. Y el horror de tantos hechos frustrados, violados, aislados. Corro con miedo, a que me alcance ese retal, el del olvido. El que me desnuda y hiere a piel. Sin argumentos. Desarmado. Desahuciado ante tal descontrol.
No hay cheque en blanco desprovisto de intenciones. Ninguno tan irresistible para afrontar la catarsis. Para saltar a un vacío que son muchos. Vencido por la cobardía, perdido en el callejón de cero melancolía. Reniego de entonces, desconfío de mañana.

lunes, febrero 14, 2011

Ex Factor


Excéntrico. Extraño. Extravagante. Ex, ex, ex. Por mucho que quieras dexhacerte de él, dexterralo, ex misión imposible. Te persigue en la realidad vivible o en la de tus sueños más oscuros. No te pertenece y menos en viceversa, pero ex capaz de menguarte y traumarte con efecto atemporal. Quierex excapar, pero maldito vínculo no excrito que te posee, que te inquieta. Los otros podrán exforzarse, demostrar con crecex, pero tu fantasma no dexhabita mi lecho ni el techo en el que excribí mi adiós sonoro. Extoy convencido de que disfrutas mis fracasos en suma. Ríex con cada lágrima que derramo por mis vacíos emocionalex. Consciente que jamás encontrarás un extúpido, tolerante en lo indebido y vencido por su sentimiento como yo. Volvería atrás, atraparme ex mi condena, engañarme mi delirio. Dexalmado por capricho, ingenuo de fábrica.


Dedicado a los ex enamorados en el día de San Valentín, San Valientín, San Calentín o San Calcetín. Decide, sin necesidad de pasar por caja. También tenemos derechos y una chistera de malos recuerdos. Pásalo.

sábado, febrero 05, 2011

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir ausencia?


Caprichoso destino que te columpia. Te impulsa tan lejos. Te devuelve más cerca. Juega con mis adentros sin encontrar respuesta. Necesito de ti. Todo tú me completa. Pero el tiempo rompe mis sueños, mi ansia de AMOR. En mayúsculas porque así escribo a tu lado cada anécdota. Me haces grande. Y la sola idea de crecer juntos me estremece. Lejos de las malas lenguas y los peores sentimientos. Quererse con motivo, anudado mi yo a tu ombligo. Pienso que si lo escribo lo vivo. Pero no, el calendario me devuelve a mi vacío. A hacer de tu ausencia una pesadilla de la que hasta me río. Tan injusto el saberme a solas, perdido. Lamento ser incapaz de llegar a tu latido. Ni palabras encuentro para satisfacerte cada sentido. Temo olvidar tu rostro, desoír tus sonrisas, caminar sin tu apoyo sincero. No te quiero más porque hace años ya rompí los límites. Contigo. Porque ningún otro enterró tu llama. Menos tu recuerdo. Aunque duela aceptarlo, aunque no te tenga siempre serás mío. Me consuela saberte feliz, pleno, vivo. Así eres tú. Nunca cambies, ni olvides a este amigo.