sábado, junio 11, 2011

Bio

Maldigo la hora,

mendigo el instante,

maldigo el tormento

en que tus ausencias

anularon mis sueños.

Cuando tus promesas

volaron cual viento.

Perdido en excusas,

tan ilógico como cuerdo.

Decíamos que ayer

completaríamos el círculo.

Pero del dicho al hecho

siempre rompiste mi trecho.

Reniego de bufonadas,

del quiero y no puedo.

Tontas lecturas entre líneas,

capacidades menguadas

que auparon tu donjuanismo.

Un atrás es utopía.

Esta historia, quiera o no,

siempre será tuya y mía.

1 comentario:

Septiembre dijo...

¡Artista!