miércoles, abril 11, 2012

Volad, malditos



La masa social es víctima de los excesos de unos pocos. Han mentido a quienes quisieron creer la falsa apariencia de salvadores de la realidad. Y con qué nos han bofeteado: con su hipocresía mediocre, su silencio elocuente, su moralidad descafeinada, sus dictaduras veladas... Desde el poder ahora hacen y pretenden deshacer, cuestionando luchas y justificando maldades. Si se proponen acallar el grito ciudadano, negar nuestros derechos y encumbrar sus amiguismos... lo llevan claro. Sabemos desenmascarar a los malos de película, de mitin y de encuesta. Hay que verbalizar la indignación, conjugar sus ridiculeces y evidenciar su cobardía. Y como nos sobran los ejemplos haremos caer sus argumentos. Por dignidad, sentido común y futuro. El que queremos escribir sin miedo en el cuerpo, sin límites ni complejos. El momento no nos hace bien y esta suma de absurdos con maletín menos. Así que conjuremos al tiempo, que haga una limpia intensiva y nos ahorre tantos sobresaltos. Que se exilien en amor y compañía y practiquen su yoísmo. Para ellos.

1 comentario:

Septiembre dijo...

Es el resultado de una política ausente de ideas y basada en el "y tú más". El analfabetismo llevado a los atriles. La ausencia de vocación hecha profesión.