viernes, febrero 08, 2008

Familia hay más que una

Por mucho que intente mirar la vida pasar o, directamente, hacia otro lado (oscuro o no) siempre me acabo topando con la política. Y es que es difícil escapar de esta fiera boraz que organiza nuestras vidas. En televisión tengo que ser comedido y prudente, porque en el ejercicio de la sinceridad absoluta podría soltar alguna burrada y complicarme la existencia profesional. Así que en este mi espacio contextualizador no dejo ser yo mismo, un ente individualizado con capacidad de expresión sin consigna. Por eso no puedo gritar tecleando bien fuerte que mi indignación crece por momentos por las desfachateces populares que uno tiene que escuchar, leer o ver.
Pero por encima de tanta tontería acumulada cual basura en un vertedero incontrolado, me repatea el tema de las familias. Esas que algunos intentan manipular y restringir, negando realidades que por muy incómodas lo son. Y también cuentan. Claro que es entendible que un partido en cuyos hilos de marioneta tanto tiene que ver la descastada Iglesia no se podía esperar menos. Líderes que aspiran a la gobernanza titubean ante la aceptación de estas notas discordantes en su esquema arcaico de mentalidad obtusa.
Porque el ejemplo del nucleo familiar de botellas y agages no es el único. Es más, resulta el menos creíble, el más impostado y respira posos de una antigüedad insana. Las madres solteras son familia, las viudas con hijos igual, las solteronas de toda la vida en par o en soledad suman, gays y lesbianas con prole biológica o de adopción tres cuartos de lo mismo... Familias hay miles no, millones como personas hay en este país tan dividido entre los de pensamientos enquistados y los tolerantes, receptores de voluntades varias sin filtros ni mediocridades absurdas.
Es hablar de todo esto y se enciende en mí un resorte que echa humo, pero es que soy incapaz de dar el beneficio de la duda a tantos absurdos que se creen en posesión de una verdad única y absoluta que no existe. Lo triste es que con estos mensajes de sinrazón que emiten a diario captan alienados que se dejan llevar por unos corruptos de los sentimientos y de la riqueza social y emocional de los ciudadanos que cuentan y votan. Mientras, ellos dan el cante.

2 comentarios:

copito dijo...

si, y podemos preservar nuestar caja hasta el matrimonio, lo siento ,no puedo evitarlo,jajajaj.la familia son demasiadas cosas, y demasiado complicarlo como para quererlo encajar en un patron.la familia, ademas, desde mi punto de vista, es mucho mas de al que compartes sangre y casa.una vez lei, que los amigos son la familia que uno escoge.cada dia lo tengo mas claro.bss.ese y semisueca, os quiero, creo que con esto, os lo he dicho todo.la semana que viene permitirme ser la tercer siamesa,jajaja

SemiSueca con frío dijo...

A algunas como yo no nos considerarían bajo el modelo POPULAR de familia.

Aunque mejor eso (me refiero al hecho de "NO SER CONSIDERADA") que pasar por el aro de tener que "SÍ CONSIDERAR" como "familia" a algunos que sí están unidos por ADN similar al de una misma...

Unámonos a la causa de "NO TENER QUE CONSIDERAR", porque no todo es blanco-negro, mujer-hombre, madre-padre...

En conclusión = La familia es subjetiva, personal, inclasificable, inagrupable bajo ningún rasero común y, ante todo, respetable. Ese tipo de familia es la que yo entiendo y defiendo.

Un saludo a todos, a los CON o a los SIN "familia". Y un beso de siamesa para ti, eSe.