domingo, marzo 16, 2008

Chulazos impropios

Ése hombre que tú ves ahí... No es para mí. El muro de la posesión negada, una cruda realidad a la que enfrentarse. Cuando pisas las calles por mucho que practiques la abstracción, antes o después, tus ojos fijarán un objetivo bello. Comenzará o no el misterio de las miradas y la gestualidad coquetuela, dando pie a la imaginación imparable de un futuro en las nubes adosado del triceps del maromo de turno. Ensoñaciones urbanas y cotidianas con hombres vistos y no vistos con los que una conexión irrefutable o un flechazo de mariposas revoleteadoras te hacen caminar en la irrealidad de la pasión no resuelta. Quizá sea por el campeonato hormonal con la testosterona en flujo silente pero con grito introspectivo, que exclama la necesidad amatoria. Alcanzar el súmum con un fulano o mengano que explote, exploteme expló mi corazón congelado.
Aunque se pasee mucho el marichulo medio, la ambiguedad se delata en probadores, vestuarios y otros contextos confusos. Allí las delgadas líneas entre la atracción y el deseo se diluyen y los juegos de cancaneos impropios a sotanas se cristalizan. No sólo en carne de cañón xxx, sino también en los cánones de la naturalidad de barrio metrosexualizada. Que de todo hay y de todo pie cojean. Pero apropiado o no de estas caídas a los infiernos, se hace difícil discrenir entre los que sí y los que no pueden contentar más que un cuerpo a la espera y con esperanza. Porque de pronto uno identifica mal las señales y se topa con un prohibido pasar cortarollos. Pero el equilibrio es posible con los ejemplares de pasen y vean...
La cualidad enamoralizante es despiadada. Puede significar una ceremonia de confusión importante. Es triste reconocer en público que mis grandes amores han sido impropios, ni han mediado besos ni pasiones en viceversa. La fantasía de lo imposible, el silencio del amor mayúsculo, la grandeza de lo que pudo ser y no fue... Ellos siempre estarán en mi santuario de los ángeles puros. El impuro seré yo por creer en una posibilidad romántica que, casi siempre, cae por su propio peso. Iluso sentimental. ¿O sexymental?

4 comentarios:

An dijo...

hace mogollón q no escribo... ríñeme... Tendría tantas batallitas que contarte que necesitaríamos varios de lima para hacer el guion! "ángela de agente comercial". Mi vida cada vez es más surrealista, pero tranquilo, no llegué al mes. Voy a coleccionar curros, a ver cual es el siguiente... de momento recuperarme de los virus (ni serxymentales ni nada, estos son de congestión) y de todo un poco. Un beso, ya hablamos ;)

SemiSueca con frío dijo...

A todos nos llega, a fuerza de intentar ya te llegará eSe que de verdad te merece.

Lo que pienso es que hemos vivido años en los que ese perfil no se reunía, conforme vamos cumpliendo años estoy segura de que esa mitad que necesitas más romántica y madura llegará.

No te rindas, besos que te echan de menos ;)

Copito dijo...

Como te entiendo. Esta vida es........en el fondo maravillosa.
Animemosnos. Chulazos nos sobran. Amigos como tu no. Nos vemos. Te quiero.
Besazos.
Copito

Bardamu dijo...

Lo de sexymental tiene muy buena pinta. Ésa es la actitud