sábado, enero 19, 2008

Los años hacen la diversión



Los años pesan y lo de tener fines de semana locos quedó en el olvido. Quizá nunca viví la locura en mayúsculas y por eso no he hecho nada para evitar el desapego con una forma de ocio de fin de semana que ya no me pertenece. Ahora las señoras pintadas hasta las cejas de cincuenta años con ganas de carne fresca olvidando matrimonios o divorcios nefastos tienen más fuerza de voluntad para trotear y pasear el tacón que yo. Me quedo con los tranquiplanes casi como las pastillas de nombre próximo. Hoy tuve tarde de paseo, compras y cafeteo. Sin necesidad de grandezas, con una compañía más que buena el éxito está asegurado. Lo aseguro.
Aún así viendo a la chavalería con ganas de alcohol en vena se vienen a la memoria tiempos pretéritos de cachis, litros y kinitos... Esas formas de convivencia junto al vaso y la botella que nos proporcionamos estas generaciones del todo vale. Pero de todo se cansa cualquiera, salvo la masa poligonera, y el tiempo y esa tan traída madurez nos conduce a un ocio con sentido propio. No sé si el que yo practico lo tiene, al menos sí para mí y eso es lo que cuenta. Que cada cual se las componga con sus propios gustos y haga de su capa un sayo. Como si se sube a la plataforma y se crea una performance. No me ha dado tan fuerte, aunque siempre tuve una vena carnavalera y artística un tanto velada.
Pero no es cuestión de filosofar o teclear sin rumbo sobre la cuestión porque sólo me sirve para constatar que estoy mayor y que me gestiono los días de forma diferente a muchos de mi quinta y eso aún me sigue chocando. Es una nueva reedición de sentirse elefante en la cacharrería o bicho raro, raro. Pero mientras no me juzguen. Con la libertad empleada a gusto no hay más que decir...
Aunque diré que en esos almacenes de un señor rico de más con una hija montada a un caballo pero cercana al populacho por ser dependienta en una tienda de papá, tiene unos precios de escándalo. He comprado una camiseta estrafalaria cual yo por 2 euros!!! Y dos más por 6 que ni yo mismo, comprador activo, podía creer. Así que qué más da lo que haga este fin de semana, con saber que tengo el armario lleno de posibilidades que explorar y explotar, el resto no importa.
Feliz fin de semana de relax, pasión, estudio, tos, confesión, tentación... Llena tus contextos, ¡llénalos!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre es bueno saber lo q se desea! pero tambien es bueno desear lo que se tiene o se tuvo.Siempre sera bueno intentar cambiar y no recordar!

Anónimo dijo...

Siempre es bueno saber lo q se desea! pero tambien es bueno lo que se tiene o se tuvo.Siempre sera bueno intentar cambiar y no recordar! PEGASO SIN ALAS

pequeño rocanrol dijo...

Mola lo de las cincuentonas, ¡Qué peligro que tienen! Pero estar en casa a veces es el mejor plan, al menos hasta los cincuenta.
En cuanto al elefante...Tu eres más un dandy en un suburbio, como Bowie, el hombre que calló a la tierra

SemiSueca con frío dijo...

Gracias eSe!

Tú siempre tan atento. Empiezo con energía y cambios formales, que no de contenido. Gracias por tu apoyo e ideas.

Y de blog a blog tiro porque me toca... ya te he añadido a mi lista de "climas".

Un besote enorme de una SemiSueca con frío.