martes, enero 22, 2008

Días que pasan

Ante la apatía ninguna medicina mejor que la vuelta de tuerca al mecanismo del yo mismo y, otra vez como nuevo. Aunque siendo lunes el remedio no es de eficacia inmediata y precisa de un empujón final, quizá a modo de grito de la santa madre. Así los ojos abandonan su pasión hacia el infinito y retornan a la locura de subidas y bajadas con leves choques irresueltos. Una metáfora más de la vida. Hoy comencé mi día de vida con un objetivo, más bien despropósito, el intento de dejarme poseer por una dieta. Todo sea por la salud, porque mis análisis indican que mi sangre está en horas bajas (más bien altas en lo indebido). Y no hay más que ponerse manos a la obra e intentar cambiar de hábitos alimenticios, porque cuando no se tienen uno necesita de solución antigrasas que ni el Fairy. Me he puesto en manos, aunque sin rozamiento, de una nutricionista que sabe del asunto tanto como Charo Reina, sólo que ella tiene unas líneas de trabajo que no sé qué o quién le proporciona. Así que se limita a alarmarte con el índice de masa corporal (ni que fuera un modelo) y no para en recomendar mil historias previopago para conseguir el fin. Un timo cochino. Me limitaré a cambiar algunas pautas y a no comer, con lo que espero canalizar mi ansiedad en otra dirección... Y dado que el tema cuerpo a cuerpo tampoco me pertenece, me prohíben los frutos secos, no fumo... Me veo yonky de la nada. Y qué más da sin son cosas de la edad. Los progresos vía báscula, en su farmacia. Iluso yo.
Pero no todo son menudencias proanorexia. Hoy también supe que mi vecina estrafalaria, alias la mujer péndulo, se dedica a subir y bajar con nocturnidad y alevosía las escaleras de mi comunidad. Descalza, cual mártir, ella necesita de recobrar energía y potenciar sus glúteos. Pero que digo yo que más de un vecino puede sufrir un colapso al encontrarse a semejanta personaja a deshora y haciendo un ejercicio impropio. Quizá es que el tema cama esté encasillado y el desencasillador que la desencasille buen desencasillador será... Es que sino, no me lo explico. Pues sí, que el insomnio es muy malito, pero de ahí a hacer cosas extrañas en dependencias comunes. Incita a pensar que los coqueteos de la doña con un grupúsculo llamado Mente Activa ha acabado con sus neuronas lúcidas. Aunque no seré yo quien cuestione esa lucidez, porque lo que de mí se puede decir... Así que cuando las barbas del vecino veas cortar pon las tuyas a remojar. O reinventado, cuando las neuronas de la vecina veas peligrar saca el péndulo que todo lo va a arreglar...
Y el arreglo llega, porque sin esperarlo surgió un encuentro con SemiSueca friolera, una mujer que es capaz de descubrirme siempre mundos inimaginables. Mi mente corta en sí misma desconocía muchas, pero muchas, de las posibilidades de esto del blog. Ella ha sido ponerse y en un día tiene un grado de conocimiento que alucino, vecina. Así que si alguien percibe alguna novedad es todo gracias a sus consejos y pareceres. Juntos hemos pasado una tarde frente al pecé, tan dolorido o lleno de viruses que en cualquier momento intuyo estire la aleta y diga adiós con el corazón, que con el teclado no puedo...
Nos resultó un rato de lo más ameno, con diatribas sobre los colores en pantalla, los enlaces, las encuestas, los sí pero no... Al final tendremos un masterblog. Y sin beca. Cachis. De ahí que para desconectar nos diera por jugar al Allá Tú, con un Jesús Vázquez cual gaeyperman, pero con la intríngulis del plató. Curioso y entretenido, aunque en grandes dosis cansa más que una coreografía de Marcos, el freakydancer de ¡Fama!. Pero tonteridas aparte, no hay como darse a la charla y al mimetismo singular con una mujer amante del frío que te hace una tesis sobre el hielo en cero coma. Pena que retorne para su allá, pero su cuore manda. Dividida se irá y más que nos dejará... Y yo dejo esto porque si sigo tecla a tecla de aquí sale un absurdez de dimensión extralarga. Si has leido con interés, gracias. Las quejas vía mail. Que la Diosa te dé fuerza.

2 comentarios:

SemiSueca con frío dijo...

Querido maestro de aventuras blogeriles y eje de la maraña pro-blog que está forjando en estas fechas:

Alabo tu originalidad en el cambio formal del blog y describo aquí mi admiración por tu ocurrencia en el nombre "COMENTARIOS DE (CON)TEXTO". Estoy segura de que te quedaste haciendo un mini brainstorming una vez me ausenté de tu hogar. Me encanta. Gracias de nuevo por tu apoyo y halagos (me pongo roja de leerte).

Y por cierto que estoy segura de que nunca podrás ser yonki de la nada, antes yonki del blog, de tus amigos, de Fangoria.

En el fondo somos todos yonkis de algo, ahí queda eso para un posible episodio blogeril.

El que no sea yonki de algo que tire la primera piedra.

Besos mil, de una yonki del frío

Miss U dijo...

La mujer del péndulo ha comenzado a lo bestia y en plan doméstico la operación culo-verano-bikini. Deberíamos aprendere todos de ella. Es grande... ¿Por cierto, cuándo vaís a llamar a Asuntos Sociales para el tema de custodia de esus hijos???