martes, enero 15, 2008

El NO proyecto



Hay más palacios que el Real y más princesas que Letizia. Incluso algunas no llevan Z y prescinden de asesores protocolarios y estilísticos (esos que de nada sirven). Hoy tuve una recepción en casa de una feliz mamá, que junto a su pitufina, dibujan sonrisas infinitas en sus bienhallados invitados. Y allí, confirmé un hecho. Hay quien apuesta por un proyecto vital y da pasos certeros hasta que lo consigue. Serán los años o que siempre me he rodeado de amistades de una generación superior, pero veo que se cristalizan las necesidades vitales de tantos seres queridos que me doy cuenta de mis carencias. En mayúsculas.

Entre amistades bien casadas, bien enmadradas, bien arrejuntadas, bien ennoviadas, bien ilusionadas... Tanto bien, tanto bien y yo a verlas venir. Quizá nunca tuve proyecto vital o personal y si lo tuve no fui consciente, pero es ahora cuando lo añoro. Siempre ocurre con lo que no se tiene o lo que uno recuerda difusamente y se escapó de las manos. Evidentemente aquí vinculo del todo el proyecto a una estabilidad o relación de pareja. Soy de la liga de los ilusos, de los que se emocionan con nada y a los que todo les abruma. Ahora he cerrado las compuertas de mis adentros porque sé que piden a gritos una presencia presencial. Ni tan siquiera ha pasado alguien huyendo después a por tabaco. No. Los tránsitos no siempre favorecen pero en el plano sentimental te niegan. Y la negación es ocultación y la pescadilla se muerde la cola... Y vuelta a empezar. Quizá ahora debiera empezar, dejarme encontrar por otro yo que no sea yo mismo. Si la unión hace la fuerza, por qué no forzar un proyecto hecho añicos o disuelto entre lágrimas de pasados irresueltos.
Tanta filosofía de mis dedos ya casi dormidos por el tiempo de desuso me subleva, pero me recuerda que así, con escritos al viento virtual, todo imposible deja de serlo, porque la imaginación vuela libre, con alas sin complejos ni tormentos. En busca quizá de ese proyecto que espera a la vuelta de la esquina agazapado, sin dar una voz más alta que otra. El que no se espera pero sí se necesita. A flor de piel.

5 comentarios:

leticia dijo...

Ante todo solo decirte que a pesar del tiempo en stand by no has perdido un ápice de soltura con las letras.Mantienes esa esencia que tanto nos hizo disfrutar en otros lugares comunes.

Entiendo muchas de las cosas que dices, sobre todo cuando explicas que ver la felicidad del prójimo deja entrever las carencias de uno mismo. Por experiencia propia se que ese sentimiento no sirve de nada. De esas vidas hay que quedarse con lo bueno, estudiarlas y absorver de ellos parte de la felicidad que les sobra y, normalmente, se les escapa por los poros. Son un ejemplo y un bálsamo y no hay que mirar más allá.

Todo llega, con tiempo todo llega.

An dijo...

"por qué no forzar un proyecto hecho añicos o disuelto entre lágrimas de pasados irresueltos.(...)todo imposible deja de serlo, porque la imaginación vuela libre, con alas sin complejos ni tormentos"

Qué más se podria añadir? Mucho, desde luego, pero a veces no hacen falta más palabras, ni más argumentos, ni comentarios, ni felicitaciones, simplemente lo ya dicho. Gracias.

Miss Underground dijo...

Cuanta belleza y cuánta fragilidad en tus palabras. Ese se nos hace mayor pero no pierde ni la esperanza ni la ilusión, es un Ese que nos gusta más...

Ya sabes que el amor está en el aire y que la brisa a veces va a nuestro favor o encontra. Cuando te venga algo bueno va a ser la leche. Te lo prometo.

princesa_sin_zeta dijo...

si para mí había un proyecto escrito en el libro de destinos de 'nunca jamás', estoy segura de que para tí hay un capítulo lleno de sonrisas y lágrimas de felicidad. de momento tienes un nuevo papel en este planeta y es que martina te ha coronado como su tío favorito. las princesas no mienten y lo que es mejor, no se equivocan. esta noche me ha dicho mientras el sueño le vencía que volarás tan alto que un día no recordarás las tardes de refresco y suizo

EsE dijo...

LETI, todos llegaremos, es cierto, antes o después a ese lugar que en nuestro imaginario hemos dibujado como el paraíso de lo deseado y deseable. Yo deseaba volver a este submundo de las letras pero más que os llegarán. Gracias por lo que dices y por esa reflexión sobre la necesidad de paciencia y de gestionar los qués y por qués. Besos audiovisuales (tenemos que citarnos ya!).

AN gracias que no son desgracias. Y qué más decir, sólo un enorme GRACIAS.

MISSU, tu sabes mucho y eres gran consejera. A tu lado he crecido y eres testiga de excepción de todos mis cambios, incluso en esto de la melancolía de lo ausente. No podemos permitirnos más ausencias en las distancias cortas porque de ellas siempre sacamos esas lecciones que tanto nos gustan. Besos de corazón desgarrado.

PRINCESA, si Martina me añora todo tiene sentido. Dejo atrás los pensamientos y me guio por esos ojos vivos, esas sonrisas de nenuca y ese pelo pantene 08. Gracias por hacerme comprender que imposibles existen y me atormentan pero que los posibles tienen más que mérito y oportunidad.

¿Más palabras? Soy feliz con la cuota femenina. Aquí no hay paridad ni qué ochocuartos...